Terminator: a 36 años de su estreno, repasamos sus detalles y curiosidades

Terminator: a 36 años de su estreno, repasamos sus detalles y curiosidades

La obra maestra de la ciencia ficción y acción en el cine está de festejo y para rendirle el homenaje que merece, repasamos los detalles más importantes.

Fernando Bedini

Un 26 de octubre de 1984 llegaba a las salas de cine Terminator (The Terminator). Esta película de acción y ciencia ficción dirigida por James Cameron, contó con las actuaciones de Arnold Schwarzenegger, Linda Hamilton y Michael Biehn y marcó por completo el género presentando una historia fresca, respaldada por efectos especiales de primer nivel y actuaciones únicas.

La historia nos llevaba a Los Ángeles, al año 1984, donde una mujer llamada Sarah Connor quedaba en el medio de una disputa de dos viajeros del tiempo. Uno venía a protegerla y otro a destruirla. En el año 2029 las máquinas dominan la Tierra y lo poco que queda de la raza humana sobrevive gracias a John Connor, el líder de la resistencia contra las máquinas lideradas por la supercomputadora Skynet.

Para destruir a la resistencia, Skynet envía a un cyborg de infiltración para que busque, encuentre y asesine a la madre de este líder. Lo que no contaba es que la resistencia también tendría su contraofensiva para defender a Sarah.

Con un modesto presupuesto, para la época, de $6.500.000 dólares, la película logró una recaudación astronómica de más de 78 millones de dólares a nivel mundialEsta historia dio lugar a una franquicia que vería cinco secuelas, especialmente la segunda parte, la cual superó por lejos a esta obra maestra, pero eso es otro cantar.

A 36 años de su estreno repasamos las curiosidades de "Terminator".

Una pesadilla que resultó bien

La historia de Terminator le llega a James Cameron de la forma menos pensada. El director se encontraba filmando en Italia “Piranha Part Two: The Spawning”. Tras intoxicarse con comida, James hervía en fiebre y los delirios causados por esto le provocaron horribles pesadillas. En una de ellas james soñó con el apocalipsis, donde vio a un robot con apariencia humanoide surgir de las llamas, 

Una vez recuperado, Cameron que es un gran dibujante, comenzó a darle vida a esa pesadilla, el resultado es el primer boceto del exterminador del futuro, el famoso T-800. Casi de inmediato comenzó a escribir un guion sobre esta pesadilla, era necesario llevarla a la pantalla grande.

Terminada la escritura, acudió a su amiga y ex pareja, la guionista y productora Gale Anne Hurd. Cameron le vendió su trabajo por un dólar bajo la condición que si ella lograba venderlo, él sería el director. Luego de varias idas y vueltas, Cameron y Hurd tuvieron luz verde para poner en marcha la creación de la bestia.

Los primeros elegidos

Muchos piensan que Arnold fue elegido directamente como el T-800, pero no es así. Cuando Cameron dibujó las posibles formas del cyborg, pensó en personas de contextura baja, ya que de esa manera pasaba desapercibido el T-800 y se infiltraba de mejor manera. Para los bocetos se inspiró en su amigo, el actor Lance Henriksen.

De hecho, Cameron quería a toda costa que Henriksen fuera el exterminador, pero la producción no quería ya que tenían en la lista a otros actores. Según rumores, se dice que se les ofreció el papel a Sylvester Stallone y Mel Gibson, quienes declinaron la propuesta. El otro nombre que sonó y hasta tuvo todas las de ser el cyborg, fue el deportista y actor O.J. Simpson

Cameron rechazó a Simpson debido a que la apariencia del deportista le parecía inofensiva, amable. Ni James Cameron imaginó lo que haría después O.J.

El quería ser el héroe

La producción le pidió a Cameron que tuviera en cuenta a un actor para el papel del Kyle Reese, Arnold Schwarzenegger. Arnold estaba empezando a elevar su carrera, ya que "Conan el bárbaro" (1982) lo había ubicado en lo alto.

James no estaba para nada de acuerdo con que el austríaco fuera el héroe, ya que teniendo a alguien de su contextura, quien interpretase al exterminador debía superar en tamaño al ex Miss Universo.

Cameron se reunió con Arnold para tratar de convencerlo de que no encajaba en el papel. Esta reunión cambió por completo la cabeza del director porque durante su charla Arnold le dio consejos de cómo hacer los movimientos del exterminador y otras interesantes ideas para el personaje

Las cosas dieron un vuelco, ahora James quería a Arnold en el filme como el cyborg. El austríaco no estaba seguro, no quería ser un villano y a perte su papel tenía muy pocas líneas. Ni lerdo ni perezoso, James lo convenció diciendo que aunque sea el malo, la atención estaría centrada en él y que la película lleva el mismo nombre que el personaje. Afortunadamente sabemos cómo eligió Arnold.

El nacimiento de la famosa frase

En "Terminator" somos testigos del nacimiento de una de las frases más famosas del cine, "I'll be back" (Volveré). Esta línea sería usada por Arnold dentro y fuera de la franquicia, sin dejar de lado que también el mundo entero la usaría.

Durante el rodaje, Arnold le comentó a Cameron que se sentía incómodo con la línea y hasta le sugirió al director de decir la frase completa, sin la contracción, es decir "I will be back". Cameron, firme en defender sus ideas, fue tajante y dijo a al actor "Yo no te digo como actuar, tu no me digas cómo escribir". De no haber sido por James, es probable que la frase no haya tenido el mismo impacto.

Un final distinto

Una de las características principales de James Cameron es que siempre arma sus cintas con mucho material. Por cuestiones de presupuesto o tiempo, termina recortando las escenas. 

"Terminator"no fue la excepción, ya que para abaratar costos durante la post producción el director recortó varias escenas. Dentro de esas escenas eliminadas existe una muy importante que cambia por completo la historia y de hecho da un gran pase a todo lo que vimos en la magnífica secuela "Terminator 2: el juicio final".

La escena en cuestión nos lleva al desenlace. Kyle murió y Sarah sobrevivió a pesar de todo. Mientras los paramédicos se llevan a Sarah, personal de la planta donde sucedió todo, revisan los escombros. Allí encuentran el microchip y el brazo del exterminador.

La apuesta se redobla cuando la escena cambia al exterior. La ambulancia sube a la herida heroína mientras la cámara hace un zoom out, para que notemos que el lugar donde Kyle y Sarah lucharon contra el exterminador, es nada más y nada menos que Industrias Cyberdyne, la empresa responsable de la creación de Skynet.

Este final es la perfecta conexión para explicar los sucesos de T2 y como la línea de tiempo se sigue construyendo a pesar de los esfuerzos de cambiarla.

A 36 años de su estreno, no caben dudas que "Terminator" es una obra maestra y que al día de la fecha permanece intacta sin envejecer y mantiene la frescura de seguir sorprendiendo a viejas y nuevas generaciones de amantes del cine.

Temas