Margot Robbie habló de 'El lobo de Wall Street' y dejó una inesperada confesión

Margot Robbie habló de 'El lobo de Wall Street' y dejó una inesperada confesión

La actriz australiana ser refirió a la traumática experiencia que vivió filmando la película y contó que sufrió varias heridas en la espalda al grabar una de las escenas más recordadas.

Redacción QueVer

Redacción QueVer

La película 'El lobo de Wall Street', dirigida por Martin Scorsese, es una de las pocas cintas que en los últimos años logró la aclamación de la crítica y también del público cinéfilo. Sin embargo, la filmación de la divertida y desaforada película protagonizada por Leonardo DiCaprio no fue una buena experiencia para todos los involucrados.

La actriz australiana Margot Robbie, que interpretó a la modelo Naomi Lapaglia en la película, contó lo mal que la pasó a la hora de grabar una de las escenas más subidas de tono, en la que aparecía sin nada de ropa y rodeada de dinero mientras seducía a Jordan Belfort, el personaje interpretado por DiCaprio.

En diálogo con Porter, Robbie aseguró que los dólares que estaban tirados en el piso le provocaron varias heridas en la espalda a raíz de que eran billetes nuevos.

"No se ve en la película, pero en realidad estábamos en una habitación muy pequeña con 30 miembros del equipo técnico. Todos hombres. Y durante 17 horas estuve fingiendo que me tocaba", recordó la traumática experiencia la actriz australiana.

Robbie también se refirió al acoso sexual y aseguró que es muy normal dentro del ambiente aunque reconoció que recién se dio cuenta hace poco.

"Estoy al final de mi veintena, tengo estudios, tengo todo, he trabajado, tengo mi propia empresa... Y sin embargo no sabía lo que era el acoso. Es de locos. No sabía que una podía ser acosada sexualmente sin que nadie te estuviera tocando. Que podías decir: Eso no está bien", resaltó la actriz australiana.

Robbie ya se había referido anteriormente a la traumática experiencia que vivió en el set de filmación de 'El lobo de Wall Street' en anteriores entrevistas. En diálogo con The New York Times, la actriz aseguró que "estaba temblando, asustada, todo el tiempo pensaba que no iba a poder hacer esa escena".

"Cuando llegué, cuando me tocó hacerla, me tomé tres tragos de tequila y luego me quité la ropa y la hice. Me ayudó a evitar que me tiemblen las manos y me subió la confianza", recordó en aquella oportunidad la actriz australiana.

Temas