Babylon: por qué debes ver la nueva película con Margot Robbie y Brad Pitt

Babylon: por qué debes ver la nueva película con Margot Robbie y Brad Pitt

La nueva película del director Damien Chazelle es una montaña rusa de emociones que no será del agrado de todos, pero es una carta de amor al cine que nadie debería perderse.

Magela Muzio

Hollywood, excesos, orgías, desenfreno y caos son algunas de las mejores palabras para describir la nueva película de Damien Chazelle, el director que en los últimos años conquistó a los amantes del cine con títulos como Whiplash, La La Land y El primer hombre en la luna.

Para su nueva puesta en escena, el director de 38 años se propuso hacer una carta de amor al cine donde no escatimó en condimentos y se lanzó a por todo lo que tenía a su alcance. En el camino incluyó a algunos de los nombres más destacados de la industria: Margot Robbie, Brad Pitt, Tobey Maguire y Jean Smart, entre otros.

Catalogada como una de las películas más esperadas del año, Babylon no logró conquistar a la crítica ni a la audiencia de la forma que muchos esperaban, lo que culminó en uno de los grandes fracasos de taquilla de 2022. Si bien está claro que el filme no será del agrado de todos, a continuación te daré algunas razones por las cuales debes dar a Babylon una oportunidad. 

Una película sobre el cine y su magia / Crédito: Paramount Pictures

 

4 razones por las cuales debes ver Babylon:

Una carta de amor al cine

Las películas sobre películas no son nada nuevo. Las hay por montones y en las últimas décadas hemos sido testigos de gran cantidad de producciones. Basta con mencionar La invención de Hugo Cabret de Martin Scorsese, Salve, Caesar! de los hermanos Coen, Érase una vez en Hollywood de Quentin Tarantino, La La Land de Chazelle y, más recientemente, Los Fabelman de Steven Spielberg.

Chazelle se propuso regresar a uno de sus grandes amores y contar una historia sobre la magia del cine y su impresionante fuerza transformadora. Para ello se remontó a los años 20, una época convulsionada para el mundo y en especial para Hollywood, que debió hacer frente a una revolución sin precedentes: el cine sonoro. Este cambio tecnológico trajo aparejado una revolución que produjo oportunidades para muchos, pero también significó el fin de una era, que dejó a gran cantidad de estrellas de lado, dando lugar al surgimiento de muchas otras.

 

Aquí es precisamente donde comienza Babylon, en el paso del cine mudo al sonoro y lo que significó para todos aquellos que formaban parte de la industria, tanto detrás de cámaras como delante de ellas. Aquí conocemos a los tres personajes que llevarán adelante la película: Nellie LaRoy, Jack Conrad y Manuel Torres.

Nellie (Margot Robbie) es una joven mujer de orígenes humildes que sueña con ser una estrella y sin haber actuado en una sola película, ya se cree una. Una noche acude a una descomunal fiesta en casa de un famoso productor de cine donde conoce a Many (Diego Calva), uno de los empleados que también sueña con abrirse paso en el mundo de los sueños. Allí también conocemos a Jack Conrad (Brad Pitt), uno de los galanes del cine mudo que tiene a la industria a sus pies con sus grandes éxitos de taquilla, su apariencia y las mujeres de su vida.

Actuaciones magistrales

Uno de los puntos más sobresalientes del filme son sus actuaciones. Los tres personajes principales a cargo de Margot Robbie, Brad Pitt y Diego Calva, destacan con sus grandes momentos en pantalla.

Robbie brinda una de las mejores actuaciones de su carrera en el rol de Nellie LaRoy. Cada vez que la actriz australiana irrumpe en escena es prácticamente imposible quitar los ojos de ella. Los sutiles matices en su actuación y su presencia física transforman la energía de cada toma. Hay una escena en particular en la que su personaje se encuentra en su primer día de rodaje y la directora le da una serie de instrucciones que la llevan a esbozar una serie de sutiles variaciones en su actuación, transformando la secuencia por completo.

Margot Robbie y Diego Calva destacan con sus grandes actuaciones / Crédito: Paramount Pictures

Brad Pitt también destaca con su actuación. El actor dar vida a Jack Conrad, un galán que se encuentra en la cima de la industria, con problemas de adicción a la bebida y su gusto por las mujeres. Sin embargo, el intérprete se luce mucho más cuando su personaje comienza a tomar consciencia de que su carrera está llegando a su fin y sus días como estrella de cine están acabados.

Otra de las presencias arrasadoras de Babylon es Diego Calva. El personaje de Manny es que lleva el peso de la historia sobre sus hombros y es el hilo conductor de gran parte de la película. A través de su personaje vemos cómo aquello que él idealizaba tanto termina arruinando su vida de formas que no imaginaba. De ahí que Manny termina siendo una catarata de emociones, muy interpretadas por el actor mexicano, en especial entre tantos artistas de renombre a su alrededor. 

Otros nombres del elenco que también merecen mención son Jovan Adepo como Sydney Palmer, un trompetista de color que también hace su debut en el cine y a pesar de haber tenido su momento de brillar, pronto ve cómo las luces se apagan para los de su raza. Otra que luce es Li Jun Li como Lady Fay Zhu, una mujer que inspiraba con su belleza y su destreza para poner palabras a las piezas de diálogo en las películas mudas y que pronto quedan en desuso por la llegada del cine sonoro.

Babylon también cuenta con algunos cameos muy bien logrados por parte del Olivia Wilde, como agotada esposa de Jack Conrad; o el director Spike Jonze, quien interpreta a un desquiciado director del cine mudo.

Una crítica mordaz a Hollywood y la fragilidad del estrellato

Desde el primer minuto hasta el final, Babylon es una sucesión de acontecimientos sin límites y por momentos hasta sin sentido. Orgías, fiestas, caos y una energía pocas veces vista en una película que te deja con ganas de más. Aunque por momentos nos hace dudar de su exactitud histórica al final está claro que todo termina cobrando sentido.

Brad Pitt interpreta a Jack Conrad, una estrella en decadencia / Crédito: Paramount Pictures

Sin embargo, dentro de su excesivo guion, Chazelle aprovecha para sacar a relucir que la magia del cine también puede llegar a ser destructiva. La película pone foco en la fuerza arrasadora de una industria que tuvo que adaptarse para seguir siendo relevante, sin importar el costo. En Babylon, el paso del cine mudo al sonoro no solo trajo un cambio técnico, sino que sacó de escena a gran cantidad de estrellas que fueron olvidadas de la noche a la mañana. Algo que sigue sucediendo en la actualidad.

Sin embargo, Chazelle se las ingenia para sacar un mensaje esperanzador de ese lado oscuro de Hollywood. Aunque las estrellas se apaguen su paso por la pantalla quedará inmortalizado por siempre en el celuloide. La magia del cine y el peso del legado que dejan a su paso se vuelve resistente a cualquier moda, tendencia o cambio tecnológico que sobrevenga. Esto último queda en evidencia con un genial montaje en el final de la película que resume en pocos segundos la historia del cine, los cambios de era y el poder que cada una de esas imágenes trae con sí, el de ser eternas.

Una puesta en escena de proporciones épicas

Como ya nos tiene acostumbrados en cada una de sus películas, Chazelle logra otra película donde lo técnico resulta abrumador pero en el buen sentido de la palabra. La fotografía del filme es una genialidad que viene de la mano del director de fotografía Linus Sandgren, quien previamente colaboró con el cineasta en La La Land y en El primer hombre en la luna.

Los excesos y el encanto de Hollywood / Crédito: Paramount Pictures

Lo mismo se puede decir de Justin Hurtwitz y su magistral banda sonora, que le aporta un ritmo único a este vertiginoso relato. Con algunos acordes escondidos que nos recuerdan a las dos películas arriba mencionadas, Hurtwitz logra melodías únicas que quedarán grabadas en nuestra mente. 

Aunque pueda sentirse excesiva, desordenada y larga en sus más de 3 horas de duración, vale la pena darle una oportunidad a Damien Chazelle y a su Babylon, que con todo lo bueno y todo lo malo, deja en claro que a lo largo de su historia el cine ha sido un medio que nos ha permitido experimentar y explorar todo tipo de emociones, incluso cuando estas sean de enojo y rechazo. Lo cierto es que el cine siempre logra reconfortarnos y nos hace sentirnos menos solos en nuestro caos cotidiano, algo que debería perdurar por siempre.

Suscríbete a nuestro newsletter para recibir todas las novedades y participar de concursos exclusivos desde aquí.

Temas