El monumental tamaño de la película Oppenheimer que sorprendió a todos

El monumental tamaño de la película Oppenheimer que sorprendió a todos

El director Cristopher Nolan mostró en un video el tamaño del rollo con la película completa, que tiene una longitud de unos 17 kilómetros.

Nicolás Berte

Hay ciertas costumbres y materiales que cambiaron radicalmente en los últimos 10 o 15 años en el cine. La llegada de las cámaras digitales y su enorme evolución han ido reemplazando a las clásicas cámaras de fílmico, por practicidad y economicidad. 

Sin embargo, hay directores que se pueden dar el lujo de seguir trabajando con material fílmico, el viejo y fiel rollo de acetato. Y digo lujo porque, más allá de la mencionada evolución de las cámaras digitales, lo cierto es que todavía no igualan la calidad, profundidad y estilo del fílmico. 

Uno de ellos es Cristopher Nolan, un realizador que no se destaca precisamente por su minimalismo, y que no solo apuesta a enormes producciones, sino que intenta hacer todo lo más real posible, evitando los efectos especiales cuántas veces pueda. 

Parte del trabajo de Oppenheimer, que significó una inversión de 100 millones de dólares

Para su próxima película, Oppenheimer, Nolan utilizo un revolucionario sistema de material fílmico llamado IMAX (por la empresa creadora), que consiste en un tamaño de material significativamente más grande que el clásico, de 35mm. Solo el ancho de cada fotograma mide 70mm, contra los casi 22mm del formato anterior (la medida de 35 incluye los agujeros por dónde "corre" la película). 

Por supuesto esto trae un beneficio más que importante: cada detalle se nota muchísimo más, hasta lo más mínimo es captado con mucha definición en semejante soporte. Pero claro, si cada fotograma tiene 70mm, y consideramos que cada segundo en cine está compuesto por 24 fotogramas, y que la película de Nolan dirá más de 3hs, no hace falta ser un genio matemático para saber que el corte final de la película será un rollo excesivamente largo. 

Así lo mostró el propio director, en un pequeño video en el que se lo ve junto a un enorme rollo de fílmico, que él mismo señala como el corte final de la película en IMAX. Además, aclara que este rollo mide 11 millas, o sea, más de 17 kilómetros. Para tener una idea, si se pusieran a lo largo de una cancha de fútbol, cubriría ¡1770 canchas!. 

Pavada de material, que también se puede considerar que no es el total del material capturado, ya que las películas cuentan con una gran cantidad de tomas descartadas. Pensar que esa misma película podría estar alojada en un disco externo hace que a uno le den un poco de escalofríos por la diferencia.

Nolan tuvo la película que siempre deseó, y la verdad es que su carrera justifica, en cierto sentido, que pueda dar rienda suelta a sus caprichos.

Suscríbete a nuestro newsletter para recibir todas las novedades y participar de concursos exclusivos desde aquí.

Temas