La versión de Barbie del mítico director David Lynch que no sabías que existía

La versión de Barbie del mítico director David Lynch que no sabías que existía

El director estadounidense puso como protagonista a la muñeca en una publicidad que hizo para su propia línea de café

Nicolás Berte

La muñeca Barbie no pasó inadvertida para nadie. No sólo millones de niñas se divirtieron con ella, también hubo niños y hasta adultos que disfrutaron de este producto de Mattel. Por ello, con más de 60 años de historia, era evidente que la película de Greta Gerwig no era la primera pieza audiovisual que tomaba la muñeca como referencia. 

Hace unos 10 años, el mítico director David Lynch también tomaba a la muñeca como protagonista de un trabajo audiovisual. Pero, como es de esperarse cuando se trata de este hombre, la forma que toma esta pieza no es para nada tradicional. 

Se trata de una publicidad de su propia línea de café, David Lynch Signature Cup Organic Coffee, que creó el propio director hace 11 años y que se comercializa en exclusivos lugares donde la típica infusión sea protagonista. Lynch es un reconocido amante del café, que reconoció haber bebido durante muchos años unas 20 tazas por día. 

David Lynch y su pasión por el café

En esta publicidad, se puede ver la cabeza de una muñeca Barbie sostenida por una mano humana, en un plano corto con muy poca profundidad de campo. Mientras, se desarrolla una conversación entre esta muñeca y el propio David Lynch. Vale aclarar que la voz de ambos personajes es la del propio director. 

Entre ellos se desarrolla una rara conversación donde el director confiesa no estar pasándola bien. Pero a pesar de ello, sí puede relajar un poco tomando un café muy especial. Por supuesto que se trata de la línea del director, que recomienda e invita un espresso a la muñeca, que termina aceptando. 

Este particular video no podía ser de otra manera. David Lynch es un hombre que se ha caracterizado por explorar los límites de la narrativa audiovisual, potenciando sus herramientas y creando piezas únicas. En este caso, seguro no se trata de algo como Mullholland Drive o Twin Peaks, pero seguro te dan ganas de tomar una taza de su café. Al final, era sólo ese su objetivo. 

 

Suscríbete a nuestro newsletter para recibir todas las novedades y participar de concursos exclusivos desde aquí.

 

 

Temas