El motivo según La Roca por el que no existe una secuela de Black Adam

El motivo según La Roca por el que no existe una secuela de Black Adam

El actor le comentó a su amigo Kevin Hart los motivos por lo cuales el antihéroe de DC no tendrá otra película

Nicolás Berte

Que Black Adam no vaya a tener un secuela pronto es tan cierto como lamentable. El querido Dwayne Johnson lo dio todo para llevar a cabo la película de este personaje, e incluso más de una vez admitió que la idea con esta película era "cambiar la concepción de los villanos para siempre". 

Sin embargo, la cosa no funcionó tan bien y cualquier otro proyecto que involucre a este personaje de DC Comics deberá esperar al menos un tiempo más. Sobre los motivos que llevaron a que esto suceda, la estrella de Hollywood y ex luchador tiene su propia versión, que contó durante el show que conduce su amigo y colega Kevin Hart, llamado Hart to Heart. 

Para el actor, el principal problema que tuvo la película fue que estrenó en un momento de cambios importantes en las producciones de DC, lideradas por Warner Bros. Studios. Dos días después de la renuncia de Walter Hamada, quien se había hecho cargo de las películas de DC luego del fracaso de La Liga de la Justicia en 2018, y sobre todo un mes antes de la llegada de James Gunn y Peter Safran, quienes le dieron una lavada de cara importante a los nuevos estrenos. 

También es cierto que La Roca intentó tomar ventaja de esta situación, esta suerte de acefalía, para colocar a su personaje al frente de las futuras producciones de DC, o por lo menos que se lo siga considerando. De hecho se dice que fue el propio Johnson el que presionó para que apareciera el Superman de Henry Cavill en la escena post créditos, de manera tal de darle forma a una futura dupla con Black Adam. Eso puede explicar también porqué apenas unas semanas después fue anunciado que Cavill no sería de nuevo Superman, aunque luego fuera recasteado para el rol este año, en una muestra de los desórdenes del mundo de películas de DC. 

Hay un motivo que pica en punta para justificar la falta de secuela, aunque Johnson no lo haya nombrado directamente, y es que la película no tuvo un gran rendimiento en taquilla, el objetivo principal de cualquier película de tamaña envergadura. Sus 400 millones de recaudación dieron un pequeño margen de ganancia, lo mínimo para no ser considerada un fracaso. Para el actor, el foco nunca estuvo puesto en las ganancias sino en establecer al personaje para una franquicia. Claro que no hacer dinero es un motivo más que importante para que no exista tal franquicia, por lo menos en la industria estadounidense. 

Queda claro entonces que Dwayne Johnson quedó conforme con lo hecho en Black Adam, y que seguro seguirá luchando para que pueda existir una secuela, o al menos una oportunidad en alguna película venidera. Si hay algo que no sabe hacer La Roca es bajar los brazos. 

Suscríbete a nuestro newsletter para recibir todas las novedades y participar de concursos exclusivos desde aquí.

 

Temas