Cinco películas animadas que arruinaron nuestra infancia pero ahora debes ver como adulto

Cinco películas animadas que arruinaron nuestra infancia pero ahora debes ver como adulto

El cine de animación ha dejado varias películas inolvidables y que marcaron nuestra infancia. Y si bien la mayoría dejó una huella positiva en nuestra vida, otras tuvieron un impacto mucho más negativo y traumático. ¡Mira algunos ejemplos!

Victoria Muzio

Victoria Muzio

El cine de animación se convierte en una pieza fundamental de nuestra infancia y crecimiento, pues se convierten en una de las principales fuentes de entretenimiento, alimentando nuestra imaginación y planteando infinitas posibilidades. La mayoría de las películas animadas para niños, suelen ser positivas y con un mensaje esperanzador, aunque en varias ocasiones han habido películas que han hecho todo lo contrario.

Ya sea por motivos artísticos o por decisión del director, existen muchas películas animadas oscuras, con historias que los niños no siempre logran entender y cuyos personajes a veces pueden ser demasiado temibles para la inocente mente de un niño. Y gracias a esto, han existido muchas películas del cine de animación que terminaron arruinando nuestra niñez.

Coraline y la puerta secreta encabeza este listado:

En general, se trataron de películas que si bien eran para niños, sus historias estaban destinadas para un público adulto. Y si hoy en día nos tomamos un rato para analizar estos filmes, probablemente nos daremos cuenta que no eran tan terribles como uno solía imaginarlas, e incluso pueden llegar a ser vistas como grandes producciones. ¡Mira algunos ejemplos!

Coraline y la puerta secreta (2009)

Si hay una película que arruinó la infancia de varias personas fue Coraline y la puerta secreta. Con su estética y personajes aterradores, el filme cuenta la historia de Coraline, un niña de 11 años que se muda junto a sus padres a una antigua casa. Con pocas actividades para hacer, Coraline empieza a explorar su nuevo hogar, y es allí donde descubre una misteriosa puerta que al cruzarla, la lleva a una realidad alternativa de su vida y que esconde un trasfondo siniestro.

Coraline y la puerta secreta está basada en la novela de Neil Gaiman. Foto: Focus Features

Con su inolvidable animación stop-motion, el filme contó con la dirección de Henry Selick. Su música, sus personajes con ojos de botón y su aterradora historia marcaron negativamente la vida de muchos niños. Sin embargo, si la vemos hoy en día descubriremos que se trata de una historia que definitivamente merece la pena ver.

Monster House - La casa de los sustos (2006)

Fiel al cine de terror, esta película también traumó a muchos niños. Recordemos que la historia se ambienta en las vísperas de Halloween, donde un grupo de adolescentes se obsesiona con descubrir los secretos que esconde la misteriosa casa vecina, la cual es habitada por el temible Horace Nebbercracker.

La película contó con las voces de Steve Buscemi, Mitchel Musso y Maggie Gyllenhaal, entre otros. Foto: Netflix

El motivo principal por el cual este filme se hizo tan aterrador para muchos fue por la animación y apariencia de varios de sus personajes. Al estar ambientada en Halloween, es casi inevitable encontrarnos con varios momentos de terror, y el momento en el que la casa cobra vida es algo que el público nunca olvidará. Sin embargo, al verla de más grandes nos daremos cuenta que es un clásico que no pasa de moda y que es ideal para ver en el mes de octubre. Está disponible en Netflix.

Jim y el durazno gigante (1996)

Definitivamente Henry Selick es un fanático del cine de animación, pero eso no quiere decir que sus historias sean apropiadas para niños, pues Jim y el durazno gigante perturbó a más de una persona. Basado en la historia de Roald Dahl, la película gira en torno a un niño huérfano que escapa del cuidado de sus crueles tías para navegar en el mar a bordo de un durazno gigante y en compañía de seis insectos amigables.

Jim y el durazno gigante es una película que ha caído en el olvido. Foto: Disney+

Tal vez la historia intenta transmitir un mensaje positivo, pero su animación y diseño de personajes fue demasiado para los niños, quienes se mostraron muy asustados por todo lo que ocurría en pantalla. Mirando hacia atrás, hoy podemos considerarlo como una de las películas animadas más infravaloradas de la década del 90. Hoy se puede ver en Disney+.

El príncipe de los conejos (1978)

Tal vez no todo el mundo conozca este filme, y tal vez sea lo mejor, pues todos aquellos que la vieron están de acuerdo que se trata de una película sumamente terrorífica como para que un niño la vea. La historia sigue a una comunidad de conejos, cuya madriguera se ve amenazada, forzándolos a emprender un viaje en busca de un nuevo hogar, y en el que tendrán que hacer frente a a una serie desafíos y peligros.

El príncipe de los conejos, una de las películas más traumáticas de nuestra infancia. Foto: Nepenthe Films

Tal vez su historia parezca inofensiva, pero al momento de su estreno recibió miles de quejas por su historia, la cual está cargada de sangre, violencia y terror que para muchos fue traumatizante. Al día de hoy, sigue siendo considerada como una película para adultos y que marcó negativamente a toda una generación. 

Los fantasmas de Scrooge (2009)

Finalmente, podría decirse que esta película es la que mejor podría caer en el público una vez que tenemos la oportunidad de verlas de adultos. Basada en el clásico navideño de Charles Dickens, este filme disponible en Disney+ le otorga una estética menos navideña y más ligada al suspenso e incluso terror, pues cuenta con varias escenas intensas y atemorizantes.

Los fantasmas de Scrooge es una de las películas navideñas más oscuras del cine. Foto: Disney+

Recordemos que la historia gira en torno a Ebenezer Scrooge (Jim Carrey), un hombre avejentado y miserable que desprecia la Navidad. Sin embargo, todo cambia cuando en Nochebuena es visitado por tres fantasmas que lo llevarán por un recorrido al pasado, presente y futuro y le harán reflexionar y cambiar su forma de ver la vida. 

Temas