Los mejores (y terroríficos) monstruos del universo de Guillermo del Toro

Los mejores (y terroríficos) monstruos del universo de Guillermo del Toro

¿Busca un buen monstruo? ¡No indague más! Los mejores los tiene el director mexicano Guillermo del Toro. En esta nota, mencionamos algunos que son imposibles de olvidar.

Martina Ruffo Vicino

Guillermo del Toro es un director inigualable. Su cine se sumerge en mundos absolutamente originales que solo él mismo es capaz de crear y que fascinan a cualquiera que se sumerge en ellos. Sus películas están llenas de una magia única que se entremezcla con el terror y la emoción de universos fantásticos donde todo es posible, especialmente, la existencia de los monstruos.

Del toro tiene una relación especial con las criaturas. Desde sus primeras películas hasta sus proyectos más recientes, los monstruos han sido un tema recurrente y central en su trabajo. El creador ve a estos seres no solo como criaturas aterradoras, sino también como entidades complejas y fascinantes que reflejan aspectos de la humanidad. 

El director reconoce que, para los mexicanos, los monstruos, fantasmas y la muerte son elementos arraigados en la cultura. Más que inspirar miedo, son figuras recurrentes en las leyendas e historias y su presencia ya se ha convertido en una costumbre reconocible. Ya son parte de nosotros mismos. Entonces, las criaturas transmiten valiosas lecciones de vida y, en sus películas, no son los antagonistas a derrotar, sino criaturas que merecen ser escuchadas y comprendidas.

El director mexicano es uno de los más creativos de la actualidad. Foto: Netflix

Cada criatura es única; Del Toro las concibe pensando en sus complejidades más allá del rol dentro de sus cintas, las dota de detalles y formas que tanto inquietan como fascinan. Su fascinación por lo macabro y lo fantástico se refleja en todas sus creaciones, estableciendo una relación única y significativa entre Guillermo del Toro y los monstruos, sus monstruos.

A través de su trayectoria profesional, Guillermo del Toro ha dado vida a algunos de los monstruos más icónicos del cine. La mayoría interpretados por Doug Jones, a continuación repasamos algunos de los mejores.

El Hombre pálido – El Laberinto del Fauno

El hombre pálido tiene sus ojos en las palmas de la mano. Foto: Picturehouse

Tal vez la criatura más conocida de todas las creadas por Del Toro. El Hombre Pálido es presentado como un individuo pálido y demacrado, con rasgos angulosos y una apariencia casi espectral. Su aspecto físico, combinado con su naturaleza silenciosa y obediente, le otorga un aura de inquietante presencia en la película.

El personaje del Hombre Pálido representa la oscuridad y la violencia del mundo real. Es un misterioso ser que actúa como el principal sirviente y ejecutor de las órdenes del Capitán Vidal, quien es el antagonista principal de la historia. El Hombre Pálido ejecuta las órdenes brutales de su jefe sin titubear, lo que lo convierte en un símbolo de la crueldad y la opresión que enfrentan los personajes principales, especialmente Ofelia. Sin embargo, se sugiere que el Hombre Pálido podría tener una conexión más profunda con el mundo mágico del fauno.

El Ángel de la Muerte – Hellboy II: El Ejército Dorado

La saga Hellboy está protagonizada por Ron Perlman, Selma Blair y Doug Jones.

Cuando hablamos de la representación de La Muerte, nuestro primer pensamiento es un esqueleto, tal vez con una capa negra, silencioso y oscuro. En Hellboy, Guillermo del Toro decide mostrarlo dando su propio toque en una versión que produce escalofríos debido a su extraña (y fea) estética. 

En la película, el Ángel de la Muerte es convocado por el príncipe Nuada, uno de los principales antagonistas, con el objetivo de obtener información sobre la localización de las piezas que componen el Ejército Dorado. Esta entidad es presentada como un ser imponente y sobrenatural, con una apariencia grotesca y terrorífica que refleja su asociación con la muerte y el inframundo. El diseño del Ángel de la Muerte en la película es característico del estilo distintivo de Guillermo del Toro y su imagen, que ha causado más de una pesadilla, representa, según el mismo director, el fascismo y la iglesia devorando niños, la pérdida de la inocencia y la pureza.

El hombre anfibio – La forma del agua

Doug Jones expresó que de todos sus personajes, este era el que más tiempo de preparación le llevaba. Foto: Fox Searchlight Pictures

En la película La forma del agua, el actor Doug Jones interpreta a BOB, también conocido como El hombre anfibio. Se trata de una de las criaturas más recientes del director y una de las más buenas de todo de su universo.

El hombre anfibio es un proyecto secreto del gobierno para adelantarse a los rusos en la carrera armamentística, científica y genital. En la cinta se encuentra encerrado en un laboratorio donde desarrolla una relación muy especial con Elisa, una empleada de limpieza muda que trabaja en el centro de investigación aeroespacial a principios de los años 60. A diferencia de otros monstruos, El hombre anfibio es un ser de bien, amoroso, y su presencia refleja diversos temas como la crueldad, la discriminación, el amor sin fronteras y la verdadera razón de la belleza y el amor.

El Fauno – El Laberinto del Fauno

El laberinto del fauno es la película hispana más taquillera de EEUU. Foto: Picturehouse

El Fauno es uno de los mejores personajes de Guillermo del Toro, figura central de la cinta. Está basada en la figura mitológica conocida pero el director le da su propia impronta creando un personaje hipnótico de textura que asimila a la rosa. El Fauno es encargado de guiar a la joven protagonista, Ofelia, a través de una serie de pruebas que deben completarse para que ella pueda reclamar su verdadera identidad como princesa del mundo subterráneo. A lo largo de la película, el Fauno sirve como mentor y guía espiritual para Ofelia, ofreciéndole consejos y protección mientras ella enfrenta los desafíos que se le presentan.

Su diseño es impresionante, con una apariencia que combina elementos humanos y animales de manera sorprendente. Su rostro está adornado con cuernos y su cuerpo está cubierto de ramas y hojas, lo que le otorga una presencia imponente y mágica. Además, su voz profunda y su comportamiento enigmático añaden un aire de misterio y encanto a su personaje. El Fauno representa tanto la maravilla como la oscuridad del mundo mágico en el que habita.

Santi – El espinazo de diablo

Junio Valverde es Santi. Foto: Sony Pictures

Volviendo a lo terrorífico, uno de los elementos usados ya por diversas películas de miedo, un ser que debería ser tierno pero que de acuerdo a como se lo retrata puede causar mucho terror, también es parte del cine de Del Toro: hablamos de los niños y específicamente, Santi. Hablamos de un huérfano que se convierte en fantasma luego de ser asesinado y comienza a aterrorizar a sus compañeros.

Santi es la única representación sobrenatural de Guillermo del Toro en forma de fantasma, y su diseño está influenciado por las representaciones de fantasmas en el cine oriental. Esta inspiración se refleja en la palidez de la piel del niño, que añade un toque distintivo a su apariencia espeluznante.

Reaper – Blade II

Los reapers son una variante de los vampiros creados en un intento por eliminar las debilidades de ellos. Foto: New Line Cinema

Tan icónico que los fans siguen pidieron un spin off enfocado únicamente en él: Reaper, una nueva y mortal raza de vampiros en la película Blade II. Es su reconocida naturaleza sedienta de sangre, su aspecto pálido y esa gran boca que se abre como una flor la que pone los pelos de punta y representa una de las mayores amenazas en su historia.

Algunos la consideran la criatura más fea del universo del Toro, no solo por su físico sino por su maldad. Reaper ataca humanos pero también a otros vampiros.

Guillermo del Toro sigue creando monstruos, próximamente con la llegada de Frankenstein.

Temas