La película de terror psicológico que conquistó los Premios Oscar y es considerada una de las mejores del cine

La película de terror psicológico que conquistó los Premios Oscar y es considerada una de las mejores del cine

La mirada de Anthony Hopkins directo a la cámara, el impecable trabajo de Jodie Foster para intentar entenderlo, la tétrica banda sonora. Esta cinta de terror y suspenso marcó la historia del cine para siempre y a treinta años de su estreno seguimos hablando de ella.

Martina Ruffo Vicino

El 14 de febrero de 1991, en un día dedicado a los corazones y las promesas, emergió una película que no conocía ni la compasión ni el perdón. En los anales del cine, hay una obra que brilla con un fulgor especial, una que ha trascendido el tiempo y se ha convertido en un ícono del suspense y la intriga. El Silencio de los Inocentes (conocida también como El silencio de los corderos), dirigida magistralmente por Jonathan Demme, es mucho más que una película: es un viaje inolvidable a través de los abismos de la mente humana.

Estamos ante un thriller excepcional, una película que nos sumerge completamente en la perspectiva de su protagonista de una manera que pocas películas logran. Nos adentra en un mundo de asesinos y caníbales, seguidos de cerca por agentes del FBI que intentan capturarlos. Es una cinta de terror por su perturbadora narrativa, que nada tiene que ver con las características con la que solemos relacionar al género. 

Mira el tráiler de El silencio de los Inocentes:

 

El Silencio de los Inocentes es una película de suspenso psicológico basada en la novela homónima de Thomas Harris. Dicho libro es, de hecho, la segunda parte de una trilogía. La trama sigue a Clarice Starling, una joven agente del FBI que se encuentra en entrenamiento. Starling es enviada por Jack Crawford, jefe de la unidad de ciencias del comportamiento del FBI, con un complicado y perturbador objetivo: entrevistar al  Dr. Hannibal Lecter, un psiquiatra y caníbal encarcelado, con la esperanza de obtener su ayuda en la captura de otro asesino en serie conocido como Buffalo Bill.

Durante décadas, la Academia de Hollywood ha sido un punto de referencia para el cine mundial, confiriendo una gran legitimidad a las películas galardonadas. Sin embargo, ha sido notorio que el cine de género, especialmente el terror, ha sido tradicionalmente marginado en los premios Oscar. En 1992, El silencio de los inocentes desafió esta tendencia al abrir un diálogo crucial entre la Academia y el cine de horror. Esta película presentó un terror adulto y psicológico que no solo ganó el respeto de los críticos especializados, sino que también fue un sorprendente éxito de taquilla. 

La relación entre Clarice Starling y Hannibal Lecter es la base de esta historia. Foto: Metro-Goldwyn-Mayer

La película fue la tercera en la historia en ganar los cinco premios principales de la Academia de Artes: Mejor Película, Mejor Director (Jonathan Demme), Mejor Actor (Anthony Hopkins), Mejor Actriz (Jodie Foster) y Mejor Guión Adaptado (Ted Tally). Anteriormente, solo dos películas habían logrado esta hazaña: Sucedió una noche en 1934 y Alguien voló sobre el nido del cuco en 1975. Sin embargo, su mayor logro y la razón por la que hizo historia es que se convirtió en la primera y única película de terror en ganar el premio Óscar a la Mejor Película. Anteriormente, solo una película de este género, El exorcista, había sido nominada en esta categoría en 1973, pero no ganó.

El Silencio de los Inocentes se erige como una obra maestra del cine, donde las actuaciones de Jodie Foster y Anthony Hopkins brillan con intensidad única. Foster encarna a Clarice Starling con una mezcla de valentía y vulnerabilidad, mientras Hopkins, en su icónica interpretación de Hannibal Lecter, cautiva con una inteligencia fría y perturbadora. Su aterradora mirada persigue por días a aquellos que pudieron verla. Esta poderosa dualidad entre ambos actores teje una narrativa profunda y emocional, elevando la película a la categoría de inolvidable.

Hannibal Lecter ha sido adaptado múltiples veces en el cine. Una de las más famosas es la serie protagonizada por Mads Mikkelsen. Foto: Metro-Goldwyn-Mayer

El guion es una joya literaria que se transforma en un tapiz visual bajo la dirección magistral de Jonathan Demme. Cada escena está impregnada de suspense y tensión psicológica, construyendo una atmósfera envolvente y oscura que atrapa al espectador desde el primer momento. La cinematografía y la dirección de arte contribuyen a esta experiencia, creando imágenes que perduran en la memoria mucho después de que terminan los créditos.

El Silencio de los Inocentes es más que una película; es un estudio profundo sobre la naturaleza humana, explorando temas de poder, miedo y redención a través de sus personajes complejos y bien desarrollados. 

Ganadora de múltiples premios Óscar, incluyendo Mejor Película, esta obra maestra sigue siendo una referencia obligada en el cine de suspense y psicológico, cautivando a nuevas generaciones con su poderosa narrativa y actuaciones excepcionales. Puedes verla en streaming en Prime Video y FilmIn.

Temas