La leyenda detrás de El mago de Oz, una película marcada por los contratiempos

La leyenda detrás de El mago de Oz, una película marcada por los contratiempos

La producción de la película estuvo signada por extraños accidentes y desgracias que afectaron a muchos miembros del elenco.

Kevin Maroto

Kevin Maroto

El encanto del cine a menudo oculta las complicaciones y tragedias que pueden suceder detrás de cámaras durante la producción de una película.

Algunas películas, especialmente aquellas que tratan temas sobrenaturales o satánicos, han adquirido una fama legendaria no solo por sus historias en pantalla, sino por las adversidades y supuestas maldiciones que enfrentaron sus equipos de producción.

Uno de los casos más emblemáticos es el de El mago de Oz (1939), una producción que experimentó múltiples contratiempos que afectaron tanto a los actores principales como a los secundarios.

Mirá el tráiler

El actor originalmente seleccionado para interpretar al Hombre de Hojalata, Buddy Ebsen, sufrió una reacción potencialmente mortal al maquillaje de aluminio utilizado para su personaje, lo que lo obligó a abandonar el proyecto.

Margaret Hamilton, quien interpretó a la Bruja Malvada del Oeste, sufrió quemaduras de segundo grado durante una escena en la que su personaje debía desaparecer en una columna de humo debido a un fallo en la trampilla.

El mago de Oz estuvo marcada por los contratiempos

Los contratiempos no afectaron solo a los actores principales. Betty Danko, la doble de Hamilton, fue hospitalizada después de que una escoba de utilería explotara durante una escena. Además, dos actores que interpretaban a monos voladores resultaron heridos cuando sus cables de sujeción se rompieron.

Varios actores sufrieron incidentes durante la filmación de El mago de Oz

A pesar de las tragedias y los incidentes, muchas de las historias que rodean a esta película se basan más en la leyenda urbana que en hechos. Por ejemplo, la famosa anécdota de un Munchkin que supuestamente se había colgado en una escena de El mago de Oz resultó ser un ave extendiendo sus alas, desmintiendo uno de los mitos más oscuros asociados con el filme.

Estos incidentes muestran los peligros inherentes en muchas producciones cinematográficas, especialmente en las primeras épocas de Hollywood. Estas historias se han convertido en parte del folclore hollywoodense, alimentando la fascinación del público por el lado más sombrío de la industria del entretenimiento. 

Temas