Fueron la pareja más icónica del cine romántico de los 70s y redefinieron el amor en pantalla

Fueron la pareja más icónica del cine romántico de los 70s y redefinieron el amor en pantalla

La frase "Amar significa nunca tener que decir lo siento", marcó un antes y un después en la forma en la que Hollywood concebía las historias de amor.

Magela Muzio

Magela Muzio

El cine romántico de los años 70 marcó un antes y un después en la pantalla grande. Lejos de los finales felices y la idealización del amor que proponían las décadas previas, los años 70 estuvieron marcados por historias más realistas y complejas, relaciones disfuncionales, divorcios e infidelidades, y la dificultad para encontrar el amor verdadero.

De ahí que una una de las películas que marcaron a fuego la década fue Love Story (Historia de amor), dirigida por Arthur Hiller y protagonizada por la dupla insuperable de Ali MacGraw y Ryan O'Neal en los roles de Jenny y Oliver.

La película sigue la historia de Oliver Barrett IV, un joven de clase alta que estudia derecho en la Universidad de Harvard, y que un día conoce a Jenny, una joven estudiante de música clásica. El flechazo entre ambos es inmediato y rápidamente se enamoran, a pesar de que vienen de mundos distintos.

Ali MacGraw y Ryan O'Neal se convirtieron en un ícono del cine romántico. Foto: Paramount Pictures. 

A pesar de la oposición de la familia de él, Oliver y Jenny deciden casarse, y comienzan su feliz vida, que rápidamente se ve impactada por los problemas financieros de la pareja. Pero el drama se profundizará aún más cuando intentan comenzar una familia y se revela que ella atraviesa una enfermedad terminal.

La química entre O'Neal y MacGraw fue palpable y convirtió a Love Story en un fenómeno cultural. La frase "Amar significa nunca tener que decir lo siento" se volvió emblemática, y reflejaba la intensidad y pureza de su amor. La historia no solo se destacó por su narrativa, sino también por su capacidad de conectar emocionalmente con el público, llevándolos a experimentar una montaña rusa de emociones.

Además de su éxito en taquilla, Love Story recibió 7 nominaciones al Oscar, incluyendo Mejor Película, y Mejor Actor para Ryan O'Neal, consolidando su lugar en la historia del cine romántico. La interpretación de Ali MacGraw como Jennifer, que también le valió una nominación a los premios de la Academia, también marcó un antes y un después en el retrato de los personajes femeninos de la época.

 

La dupla O'Neal y MacGraw no solo definió el cine romántico de los 70s, sino que también estableció un estándar para las historias de amor en el cine. Su relación en pantalla estaba marcada por un profundo realismo con una intensidad emocional que resonaba con la audiencia, convirtiéndose en un referente para futuras producciones románticas.

Sin dudas, O'Neal y MacGraw en Love Story son una de las mejores parejas del cine romántico de los 70s. Su interpretación de un amor verdadero y desafiante, combinado con una narrativa emotiva y una química innegable, los convirtió en un ícono perdurable del cine de aquella década.

Temas