El increíble caso de la serie de Netflix en la que se invirtieron 55 millones y no terminó ni un capítulo

El increíble caso de la serie de Netflix en la que se invirtieron 55 millones y no terminó ni un capítulo

Dirigida por Carl Rinsch, la mente detrás de 47 Ronin, esta serie de ciencia ficción es uno de los grandes fiascos de Netflix.

Nicolás Berte

No todas las inversiones o proyectos de Netflix salen tan bien como se cree. Si no basta con considerar la millonaria inversión en la serie de ciencia ficción de Carl Rinsch, que al día de de la fecha corre riesgo de no presentar siquiera un capítulo. 

Formado en el mundo de la publicidad, el director saltó a la fama en la gran pantalla por 47 Ronin, película protagonizada por Keanu Reeves. Si bien no tuvo un éxito desmedido, se ganó la posibilidad de hacerse cargo de otras producciones industriales. 

Así fue como, según The New York Times, el director se vio envuelto en un enorme problema. Rinsch se hizo cargo de una serie de ciencia ficción titulada Conquest, que se esperaba para 2018. Netflix confió en el director y se encargó de la producción de la misma, prometiéndole el corte final a Carl. Sin embargo, nada sucedió como se esperaba. 

47 Ronin, la película que le dio la chance a Carl Rinsch

Debido a comportamientos erráticos, mala relación dentro del equipo y una problemática planificación, ni un sólo capítulo de esta serie pudo ser finalizado, a pesar de que Netflix había invertido 55 millones de dólares en ella. Este dinero hoy parece algo menor comparado a otras producciones de la plataforma, pero en su momento era una de las grandes apuestas, cuando aún las producciones originales eran la excepción y no la norma del catálogo. 

Además, si se considera la premisa del show, en la que una inteligencia artificial llamada Organic Intelligent es situada en distintas partes del mundo para mantener la paz, aunque esta se vea perturbada al descubrir lo que realmente buscan esta suerte de robots, sin dudas podría ser una producción más que pertinente en los tiempos que corren. 

Reed Hastings, fundador de Netflix. 

De hecho, en su momento Amazon también estaba interesado en hacerse cargo de Conquest, aunque fue su competidor Netflix quien hizo la oferta superadora. A partir de ello, le dio también libertad creativa y manejo del presupuesto, aunque se arrepentiría rápidamente de esta decisión. 

Con el paso del tiempo, no sólo no existe un sólo capítulo de la serie, sino que Netflix y Carl Rinsch se encuentran en medio de una disputa legal en la que el realizador considera que la plataforma aún le debe 14 millones de dólares. Lo que no se llama un negocio redondo para la plataforma.

Suscríbete a nuestro newsletter para recibir todas las novedades y participar de concursos exclusivos desde aquí.

Temas