Bridgerton: Penelope y Colin nos regalan una de las mejores temporadas de toda la serie y esta es la razón

Bridgerton: Penelope y Colin nos regalan una de las mejores temporadas de toda la serie y esta es la razón

A continuación compartimos la reseña sin spoilers de la primera parte de la tercera temporada de Bridgerton.

Magela Muzio

Magela Muzio

Desde que Bridgerton hizo su debut allá por diciembre de 2020 por la pantalla de Netflix, los fanáticos de los romances de época quedaron deslumbrados con la nueva apuesta de la plataforma. La primera temporada fue furor y rápidamente se convirtió en uno de los títulos más vistos.

Pero, ¿cómo se explica el fenómeno Bridgerton? Muy simple querido lector. No solo combina los mejores elementos de las producciones de época, sino que le agrega el condimento de sensualidad y erotismo que durante largo tiempo los fanáticos han estado esperando ver.

Así transitamos la primera temporada con el apasionado y lujurioso romance entre Daphne Bridgerton y el Duque de Hastings. La segunda temporada le bajó un poco el tono a las escenas íntimas, pero intensificó el melodrama con un triángulo amoroso entre Anthony Bridgerton y las hermanas Sharma. Sin embargo, fue Kate y su relación de amor/odio con el vizconde la que se ganó el fervor de los fans.

Tráiler oficial de Bridgerton temporada 3:

 

A riego de volverse repetitiva y aburrida, Bridgerton encontró la forma de captar la atención de los fans poniendo el foco en uno de los romances más esperados del show: Polin. Como ya se venía anticipando, esta entrega se centrará en el romance entre Penelope Featherington (Nicola Coughlan) y Colin Bridgerton (Luke Newton).

A diferencia de las temporadas anteriores, la serie se vale de dos personajes más que conocidos para desarrollar su trama romántica. Por tercer año consecutivo encontramos a Penelope, que continúa viviendo a las sombras de sus hermanas Phillipa y Prudence, ahora ya casadas, y bajo la mordaz mirada de su superficial madre, quien no cree que Penelope pueda encontrar un esposo.

Decidida a no permanecer lo que resta de sus días junto a las odiosas mujeres de su familia, Penelope se da cuenta que para lograr esa ansiada libertad deberá encontrar un marido y tendrá que hacerlo antes que sea demasiado tarde y sea considerada una "solterona".

Penelope y Colin, los nuevos protagonistas de la temporada 3. Foto: Netflix

Sin embargo, con toda una nueva camada de hambrientas debutantes, no será nada fácil navegar las aguas de la alta sociedad y encontrar un pretendiente. Aquí es donde aparece Colin, recién llegado de su travesía por Europa y luciendo más apuesto que nunca, no tardará en captar el ojo de las señoritas casaderas de todo Londres. Tras asegurar que "ni soñaría con cortejar a Penelope Featherington", Colin vuelve a acercarse a Penelope para disculparse y ofrecerle su ayuda en la búsqueda de un esposo.

Bridgerton se supera y nos regala una historia a puro romance

Aquí es donde Netflix ha dado en la tecla con la tercera temporada de Bridgerton, aplicando la fórmula de "amigos a amantes" en clave de comedia romántica, que será más que bienvenido para los fans de la ficción. Pero hay una razón extra por la cual esta temporada funciona a la perfección y es en parte gracias a Penelope.

La más joven de las Featherington siempre ha sido "la fea del baile", tal como la llamó Eloise al final de la segunda temporada mientras peleaban. A pesar de lucirse bajo la afilada pluma de Lady Whistledown, Penny siempre se ha sentido como un pez fuera del agua. No solo siente que no encaja, sino que siempre ha sido dejada de lado por su madre y hermanas, quienes no dudan en humillarla y ridiculizarla siempre que tienen la oportunidad. Esta falta de confianza y esa sensación de "sentirse fuera de lugar" se ve reflejada en la nueva temporada en sus intentos a la hora de tratar de relacionarse con los solteros elegibles para desposar. Sin embargo, gracias a la ayuda de Colin, Penny entiende que la mejor manera de lograrlo no es pretender ser alguien que no es, sino ser ella misma. 

Colin vuelve hecho todo un "soltero codiciado" de su viaje por Europa. Foto: Netflix 

Pero lo grandioso de Penelope es que es uno de esos personajes con los que todos podemos llegar a identificarnos en algún momento de nuestras vidas. Todos hemos travesado alguna situación en la que hemos sentido que no encajamos, o que alguien que nos agrada nos critica a nuestras espaldas. De ahí que Penelope se alza como la heroína de esta temporada, que adquiere más importancia aún gracias a su alter-ego Lady Whistledown.

Además no podía faltar la transformación de "patito feo a cisne", ya que Penelope decide empeñar sus ahorros y hacer un cambio de imagen y guardarropas que la ayudarán a la hora de romper con la pompa que le imponía su madre. Claro que este cambio no pasará desapercibido para Colin, que pronto comenzará a mirar a Penelope con otros ojos, dando lugar al romance que nos aguarda en esta temporada.

Pero no todo es familiar. La nueva entrega también da la bienvenida a nuevos personajes, entre ellos a Francesca Bridgerton, quien regresa a la ficción de la mano de la actriz Hannah Dodd en reemplazo de Ruby Stokes. Con una actitud distintiva a la de sus hermanos Daphne y Eloise, Francesca se dispone a hacer su debut en sociedad con cierta soltura y confianza que desconcierta a su madre Violet. La joven Bridgerton también se presenta con cierta timidez, pero a la vez busca omitir cualquier ambición que le impida el cumplimiento de las reglas. En este caso, lograr un buen enlace, incluso si significa renunciar al amor verdadero. 

Anthony y Kate continúan dando rienda suelta a la pasión. Foto: Netflix 

Un punto importante, pero no menor, es que en estos primeros cuatro episodios de la temporada 3, Bridgerton le ha bajado un poco el tono a sus escenas más sensuales. Si bien tenemos algún que otro momento de la mano de Anthony y Kate que continúan en su faceta de luna de miel, o Colin y Benedict, que disfrutan de su soltería y frecuentan compañías a su antojo, no hay muchos momentos "indecorosos". Aunque seguramente la segunda parte nos sorprenderá con alguna que otra escena de mayor voltaje.

Dicho todo esto, Bridgerton continúa en la dirección correcta, poniendo el foco donde tiene que estar, con más comedia, un poco de drama, algún que otro escándalo y el romance a flor de piel como tiene que ser.

Temas