Las mejores curiosidades detrás de Barbarian, la película que arrasa en Netflix

Las mejores curiosidades detrás de Barbarian, la película que arrasa en Netflix

La cinta de terror de 2022 llegó hace unos días al servicio de streaming y rápidamente se ha ubicado entre lo más visto en gran cantidad de países. Repasamos algunas curiosidades poco conocidas de la película del momento.

Kevin Maroto

Kevin Maroto

La película de terror Bárbaro (Barbarian) llegó a Netflix la semana pasada y rápidamente se ha ubicado entre lo más visto en gran cantidad de países.

La inquietante cinta de terror esconde una serie de curiosidades que revelan detalles fascinantes sobre su producción. Desde el inicio del guion, inspirado en el libro "The Gift of Fear" de Gavin de Becker, el director Zach Cregger buscó poner el foco en la intuición de las mujeres frente a hombres peligrosos.

Una de las anécdotas más destacadas fue compartida por el actor Richard Brake, quien contó cómo un grupo de adolescentes, después de ver la película en una función nocturna, quedaron aterrorizados al reconocerlo en la vida real y huyeron del cine corriendo.

Mirá el tráiler de Barbarian

El proceso de casting también tuvo sus propias peculiaridades. Originalmente, el papel de AJ fue ofrecido a Zac Efron, quien lo rechazó, dando lugar a que Justin Long lo aceptara.

Esta decisión, junto con la dificultad de encontrar un estudio dispuesto a producir la película debido a su estilo y trama poco convencionales, finalmente llevó a que 20th Century Studios tomara la arriesgada decisión de respaldarla.

Barbarian es furor en Netflix

Detalles como el cabello en el biberón de la madre, inicialmente un error que se convirtió en parte de la película, o la aparición del propio director Zach Cregger como amigo de AJ en una escena, son otros aspectos curiosos que solo notarán los espectadores más atentos.

Barbarian llegó hace unos días a Netflix

Desde la estética visual, descrita por Cregger como una mezcla entre una película de David Fincher en el nivel superior y una de Sam Raimi bajo la casa, hasta pequeños detalles como el libro "Jane Eyre" en la maleta de Keith, cada aspecto de la película revela una cuidadosa atención al detalle y una creatividad única en su realización.

En este sentido, cabe destacar que los efectos especiales de la película se realizaron principalmente de manera práctica, siguiendo una regla autoimpuesta por Cregger de no utilizar tecnología que no estuviera disponible durante la realización de "The Thing" (1982) de John Carpenter. 

Temas