Los hechos reales detrás de En las profundidades del Sena, la película que arrasa en Netflix

Los hechos reales detrás de En las profundidades del Sena, la película que arrasa en Netflix

La película de terror francesa cuenta con algunos elementos históricamente documentados aunque su trama parezca absurda y alejada de la realidad.

Kevin Maroto

Kevin Maroto

El reciente estreno de En las profundidades del Sena ha capturado la atención de los suscriptores de Netflix con su intrigante mezcla de suspenso y terror ecológico, ubicándose rápidamente entre las películas más vistas de la plataforma de streaming.

Este filme no solo destaca por su intensa trama, sino también por su vínculo con hechos reales históricamente documentados, proporcionando un trasfondo fascinante que combina hechos auténticos con ficción.

En 1916, una serie de ataques de tiburón en la costa de Nueva Jersey, incluyendo dos en el afluente de Matawan Creek, dejó un saldo de cuatro personas muertas. Estos eventos históricos sirvieron de inspiración para el clásico "Jaws" de Steven Spielberg, película que dio inicio al género de películas de tiburones devoradores de hombres. En las profundidades del Sena retoma esta tradición, llevando la amenaza de los tiburones a un escenario insólito: las aguas del río Sena, en el corazón de París.

Mirá el tráiler de En las profundidades del Sena

La película comienza con una investigación en el Pacífico, donde la protagonista, Sophia Assalas, y su equipo se encuentran con Lilith, un tiburón mako que ha mostrado un crecimiento y comportamiento inusual. Tras una trágica pérdida, Sophia descubre años después que Lilith no solo ha migrado al Sena, sino que también ha mutado para adaptarse al agua dulce, lo que añade una capa de complejidad a la trama.

La historia de En las profundidades del Sena se intensifica cuando el tiburón y sus crías se convierten en una amenaza inmediata durante la preparación de un triatlón en el río, llevando a los protagonistas a una lucha desesperada por neutralizar el peligro antes de que sea demasiado tarde. 

En las profundidades del Sena llegó hace unos días a Netflix

En la película que arrasa en Netflix, la tensión y el suspenso no solo surge de los ataques de tiburones, sino también de un peligro latente que yace en las profundidades del río Sena: las bombas de la Segunda Guerra Mundial.

Según reportes de 2022 de SotiraParis, equipos de buzos y de desactivación de bombas han localizado cerca de 150 proyectiles en un área del tamaño de un campo de fútbol bajo el agua en el Sena. Aunque la mayoría de estos artefactos no poseen sistemas de ignición, lo que reduce su peligro, la presencia de estas bombas sigue siendo una amenaza significativa.

En las profundidades del Sena arrasa en Netflix

Activistas advierten que casi 600.000 toneladas de bombas fueron lanzadas sobre Francia entre junio de 1940 y mayo de 1945, y aproximadamente el 15% de estas nunca explotó. Esta realidad histórica se entrelaza en la trama de En las profundidades del Sena, donde las acciones precipitadas durante un ataque de tiburones activan estos artefactos no detonados, desencadenando inundaciones catastróficas que transforman el escenario en un caos aún mayor.

Temas