Prettywashing: una grave acusación contra Gambito de Dama que pone en jaque su éxito

Prettywashing: una grave acusación contra Gambito de Dama que pone en jaque su éxito

Gambito de Dama fue acusada de elegir una protagonista físicamente opuesta a la historia del libro y generó polémica por la belleza hegemónica.

Redacción QueVer

Redacción QueVer

El prettywashing es una tendencia que aparece en la mayoría de las películas basadas en libros: consiste en elegir actores o actrices más bellos (en términos hegemónicos) que en la historia original. El último caso fue con Gambito de Dama, una serie acusada de cambiarle el aspecto físico a la protagonista.

Es importante destacar que la llamada "belleza hegemónica" corresponde a una corriente de pensamiento que considera que los cuerpos estilizados, ciertos colores de cabello y piel, y otros aspectos físicos de una persona son los que componen la "supremacía" de la cultura, sin dar lugar a otras formas posibles.

En novela de Walter Tevis, Beth Harmon es una niña considerada fea. En efecto, su compañera de orfanato Jolene la describe como "la niña más fea de la historia". Pero lejos estuvo esto al momento de llevarla a la pantalla chica.

El director de la serie, Scott Frank, eligió un perfil completamente opuesto para la serie emitida por Netflix. Quien le dio vida a Beth Harmon fue la actriz Anya Taylor-Joy una mujer de una belleza hegemónica que no se compara con la descripción del libro.

Para los espectadores este detalle pasó desapercibido, ya que muchos no conocen el libro. Quien desató a polémica fue Sarah Miller en su columna de opinión "El defecto fatal de Gambito de Dama" que escribió para The New Yorker.

Allí explica que en la historia del libro, Beth Harmon se siente mal por ser fea y que por esto la gente la desprecia. Cabe recordar que la niña vivía en una orfanato y sentía que todas sus compañeras eran adoptadas por ser lindas mientras que nadie preguntaba por ella. Esto fue lo que la llevó a jugar al ajedrez y encontrar allí la felicidad.

Sin embargo, no apuntó contra Taylor, quien hizo un espectacular rol como Beth Harmon, aunque la actriz dijo que no se considera linda, ni siquiera lo suficiente como para ser elegida actriz principal.

"Suena patético y mi novio me advierte que la gente pensará que soy una absoluta idiota por decir estas cosas, pero creo que tengo un aspecto extraño. No iré al cine a ver mi propia película, la veré antes. La belleza de estar en tu propia piel es que no tienes que mirar tu propia cara", afirmó.

Más casos de prettywashing

Uno de los más conocidos es el de Harry Potter. En los libros de J. K. Rowling, Hermione Granger es considerada una niña muy inteligente y poco "agraciada". Sin embargo, en el casting los productores eligieron para interpretarla a Emma Watson, un mujer con una belleza hegemónica.

 

Temas