Bake Off Argentina: el participante menos pensado estuvo a punto de tirar la toalla

Bake Off Argentina: el participante menos pensado estuvo a punto de tirar la toalla

Gino Minucci, participante más carismático del certamen, tuvo su peor día en la competencia y el desgano lo llevó a querer tirar la toalla..

Redacción QueVer

Redacción QueVer

Bake Off Argentina llegó a la mitad de la semana con el desafío múltiple. Para la prueba de este miércoles los 9 participantes que están en carrera tuvieron que preparar la especialidad del querido jurado Damián Betular.

Para la prueba de hoy les vamos a pedir que hagan una de las preparaciones horneadas más suaves, aterciopeladas, sedosas, aireadas, livianas y ricas de la gastronomía francesa. La palabra que la define es sutileza, y si hablamos de sutileza y delicadeza no hay nada mejor como la mano del señor Damián Betular”, explicó Paula Chaves antes de revelar que la preparación del día eran macarons

Como el miércoles es de desafío múltiple, la preparación no iba a ser sencilla. “Van a tener que hacer una docena de macarons, pero para cada jurado, es decir, 12 para Doli, 12 para Damián y 12 para Pamela. Cada una de estas tres docenas tienen que ser distintas en sabor y en diseño, al menos dos de estas tres docenas tienen que tener una forma no tradicional”, detalló la conductora.

Teniendo en cuenta que los hiper conocidos macarons no son sencillos y que Betu es el experto, los pasteleros y pasteleras sintieron el peso de  la prueba en sus hombros, pero quien peor la pasó fue el participante más descontracturado, Gino Minucci.

Ante toda prueba, por más que salga mal, Gino siempre pone su impronta y no se deja intimidar, pero los manjares franceses del día lo llevaron contra las cuerdas.

Desde la preparación de los macarons Gino lucía mal, caído, inconforme con lo que estaba haciendo. Paula Chaves visitó la isla del estudiante de ingeniería y de inmediato notó que los ánimos no estaban en lo alto, “estás como medio abatido, ¿no?” dijo la conductora. Gino no anduvo con rodeos y confesó que no quería saber nada con la prueba.

A pesar del bajón emocional Gino logró presentar sus tres docenas de macarons, pero no con la picardía que lo hace siempre, sus ánimos estaban por el subsuelo y el jurado notó esto.

Gino, no te veo bien, ¿qué pasa?” preguntó Pamela Villar. Gino contestó que estaba triste, cansado, algo totalmente impensado en Gino. Para sorpresa del participante, aunque estaba disgustado con la preparación, tuvieron palabras de elogio, ya que los macarons no estaban mal, solo le faltaron pequeños toques finales.

Tenés que tener más confianza en vos, Gino. No te castigues tanto en el proceso, si querés hacé autocrítica después, pero hasta al momento en que Paul canta los últimos 10 segundos, tenés que estar empoderado y con mucha confianza”, le recomendó Betu.

Gino se sinceró ante el jurado y dijo entre lágrimas: “la competencia está a un nivel que quizás no es el mío, ya di bastante”.  Luego agregó “Hoy me tenía un montón de fe, porque los practiqué (macarons) antes de entrar a Bake Off, tenía todo medido, calculado, planificado, ordenado y llegar y que se te baje el merengue, es como cuando siempre que se te baja, es una cagada”.

Tras una dosis de ánimos por parte de Paula Chaves, Gino recuperó su sonrisa y regresó a la estación con un poco más de ánimos.

Temas