La Voz Argentina: la desgarradora confesión sobre la crueldad que el certamen no muestra

La Voz Argentina: la desgarradora confesión sobre la crueldad que el certamen no muestra

Un recordado exparticipante contó lo que muchos no cuentan o no muestran es lo que sucede una vez que se apagan las luces de La Voz Argentina.

Redacción QueVer

Redacción QueVer

La Voz Argentina avanza a paso firme y cada noche ratifica su condición de programa más exitoso de la actualidad. El certamen de canto conducido por Marley y que tiene como jurados a Lali, Soledad, Ricardo Montaner y sus hijos Mau y Ricky lidera el prime-time con holgura y millones de personas quedan fascinadas por la combinación de emotividad y talento que presenta el show de Telefe. Lo que muchos no cuentan o no muestran es lo que sucede una vez que se apagan las luces, algo que ahora hizo un recordado exparticipante.

No hay dudas que los concursantes que tienen su oportunidad en el escenario de La Voz Argentina automáticamente gozan de un reconocimiento inmediato dada la popularidad del programa. Ni hablar si además son elegidos por algunos de los coaches, ya que eso les asegura una permanencia en el certamen y nuevas apariciones en televisión. Pero lo que sucede después de tamaña exposición no suele ser comentado, hasta ahora que alguien que supo ganar el certamen salió a hablar.

Se trata de Gustavo Corvalán, el participante que se quedó con la primera edición de La Voz Argentina allá por el año 2012, cuando integró el equipo de Soledad. El "Toro" como se lo apodó en el show era un rosarino que trabajaba como albañil y ganó el certamen en busca de poder vivir de la música. En la actualidad, Corvalán aun intenta relanzar su carrera musical y, en una entrevista, confesó lo que sucede cuando los flashes se apagan y baja la espuma que ofrece una fama repentina.

"Dejás de aparecer y todo cambia, todo se hace bravo. La gente no te ve, y el camino empieza a ser diferente. A mi me pasó. Yo la tuve que pelear mucho para aparecer en algunos lugares, y cada tanto. El tema es cuando se termina el programa y se apagan las luces. Ahí cambia todo y se hace más difícil. Ya no estás un año o seis meses todo el tiempo en la pantalla, que la gente te empieza a reconocer", confesó Gustavo Corvalán, el ganador de la primera edición de La Voz Argentina.

Gustavo Corvalán también quiso dejar un mensaje para los participantes actuales. "Cuando estás en la tele y te va bien aparecen los amigos del campeón, pero cuando baja la espuma desaparecen todos eh... Por eso les aconsejo a los concursantes de ahora que sean realistas, y les digo que no que marearse. Tengan los pies sobre la tierra y no se olviden nunca de donde vienen", sentenció quien ganó La Voz Argentina en 2012, cuando las redes sociales no eran lo son hoy y la difusión era bastante menor a la actual.

Temas