Depredador 2: a 32 años de la película más infravalorada de la saga

Depredador 2: a 32 años de la película más infravalorada de la saga

El segundo filme de la franquicia celebra un nuevo aniversario y en esta nota te contamos sus detalles menos conocidos.

Fernando Bedini

A finales de los 80 los cines recibieron Depredador (1987) . La cinta dirigida por John McTiernan y con Arnold Schwarzenegger revolucionó el género de la acción y la ciencia ficción y potenció aún más la carrera del ex Mister Olympia. El éxito del filme garantizó la secuela Depredador 2, la cual llegó a los cines un 21 de noviembre de 1990.

Los hermanos John y Jim Thomas se pusieron una vez más frente al guion. Esta vez la historia cambió de escenario, ahora la jungla es de concreto. La trama lleva la acción al año 1997, a Los Ángeles, momento en que una ola de calor azota la ciudad sumergida en una encarnizada guerra de narcos. El Depredador tiene nuevas presas para hacer trofeos. En esta nueva jungla el cazador encuentra la presa digna, el teniente Mike Harrigan (Danny Glover). Para conseguir la atención de Harrigan, el extraterrestre se encargará de hacer estragos.

La película consiguió $60 millones de dólares, siendo que su presupuesto estuvo en los $35 millones. No fue un éxito de taquilla como la primera entrega. Eso se debió principalmente a que la crítica destrozó a Depredador 2. Los comentarios apuntaban a que la historia ya no era original porque se sabía quién era el atacante. Además, remarcaron que la historia tenía un uso excesivo de violencia. Como positivo reconocieron que la elección del elenco fue acertada, especialmente por la participación de Danny Glover y Rubén Blades.

La jungla de concreto, el nuevo coto de caza.

El filme dirigido por Stephen Hopkins tenía un estatus de infravalorado, pero ganó nueva fuerza con la llegada a formatos hogareños (VHS en ese momento). Gracias a esto el público reconoció que Depredador 2 fue una secuela digna y que Danny Glover demostró que no necesitaba tener músculos en exceso para ser héroe de acción.

Para celebrar los 32 años de esta gran secuela, vamos a repasar alguno de sus detalle pocos conocidos:

El no de Arnold

Se dice que Depredador 2 comenzó a gestarse incluso antes del estreno de la primera película. El actor Jesse Ventura, quien dio vida al sargento Blain Cooper, recordó que durante el rodaje de Depredador 1, Arnold rechazó una enorme cantidad de dinero para estar en la secuela, ya que el austríaco sentía que no era momento de cerrar un trato porque no sabía si la primera película iba a tener éxito.

Cuando la secuela comenzó su producción, el director Stephen Hopkins se reunió con Arnold para tratar de convencerlo. Schwarzenegger rechazó el ofrecimiento, se dice que lo hizo porque en ese momento había jurado no comprometerse con ningún proyecto grande, ya que esperaba la secuela de Terminator. James Cameron le había prometido que para la nueva entrega, él volvería como el T-800, pero como el héroe.

Dutch no regresó para ninguna de las secuelas.

La espera de austríaco no fue desacertada, ya que en 1991 llegó la que sin duda es una de las mejores películas de la historia, Terminator 2: El Juicio Final.

Antes de Dany

Danny Glover como Harrigan fue magistral, pero antes de tener a la estrella de Lethal Weapon, había una lista con otras estrellas. La negativa de Arnold, llevó a que la producción afilara el lápiz buscando otros actores que tuvieran experiencia en la acción. El primero de ellos fue Patrick Swayze.

Swayze había demostrado sus dotes de acción con Más allá del valor (1983), Amanecer Rojo (1984), entre otros títulos. Esto lo hacía justo para el papel de Mike Harrigan. En 1989, Patrick estaba en pleno rodaje de Road House y durante una escena de pelea se lesionó una rodilla. Aunque el actor fue atendido a tiempo, la lesión no iba a terminar de sanar para el comienzo del rodaje.

Por ser James Dalton, Patrick se perdió Depredador 2.

Teniendo la baja de Swayze, la producción tenía un nombre para Hawkins, el actor y artista marcial Steven Seagal. El actor había causado sensación con su primera película Above the Law de 1988, lo que le daba respaldo para enfrentar al Depredador.

Seagal se enteró de la bancate, así que además de pedirle a la producción que intercediera, comenzó a bombardear al director con cartas y mensajes telefónicos para que lo contrataron como Harrigan. Lo más llamativo es que el artista marcial tenía sus propios planes para el personaje, no tenía en mente seguir lo que había planteado los guionistas.

Hawkins dejó en claro que no le gustaba Seagal para el papel, así que sutilmente lo dejó en el freezer. La tercera opción fue la vencida y por ende la mejor: Danny Glover.

Tecnología robada

En el filme la agrupación OWLF (Other Worldly Life Forms Program) de Peter Keyes (Gary Busey) quiere capturar al Depredador por todo lo que tiene la tecnología del extraterrestre, desde la capacidad de camuflaje hasta sus mortíferas armas. Obviamente la situación no resultó, Keyes y sus hombres fueron masacrados por el cazador antes de poder tener lo que querían.

Keyes antes de ser partido en dos por el Smart Disc.

Lo cierto es que OWLF no pudo tener acceso al equipo, pero los ladrones sí. Stan Winston y su estudio se encargaron de darle una nueva cara al cazador Yautja. Los expertos no solo le dieron un aspecto más urbano al Depredador, sino que también lo dataron con nuevos y letales gadgets, como la lanza extensible, el Smart Disc, la Spear Gun, entre otros.

Todos esos props fueron robados a poco de concluir los trabajos de rodaje. Así que antes de que se estrenara el filme, se publicó el aviso de robo. Desde la máscara del Jungle Hunter hasta la lanza extensible fueron robados, incluso la calavera del Alien vista en el repisa de trofeos fue sustraída.

Uno de los avisos del robo de propiedades.

A más de tres décadas de esto, los objetos siguen sin aparecer.

El récord de Bill Paxton

En Depredador 2, Paxton se une a la acción interpretando al detective Jerry Lambert. Este experto en seguimiento y espionaje es el encargado de descubrir parte de los planes de Keyes (Busey). En medio de la historia Jerry y Leona Cantrell (María Conchita Alonso) investigan el decapitamiento de King Willie, descubriendo que el que está asesinando a todos no es un narco. Al regresar con Harrigan, Jerry y Leona son emboscados en el Metro.

Jerry y Leona antes del ataque en el Metro.

Lambert hace que su compañera lleve a los pasajeros a un lugar seguro, mientras él se enfrenta a lo que sea que esté matando a la gente del Metro. Lamentablemente Jerry no es rival para cazador y muere.

Con esta muerte Bill Paxton consigue un récord insuperable y es que es el único actor en haber muerto a mano de las tres criaturas más icónicas del cine de ciencia ficción moderno: un Alien, un T-800 y un Depredador.

El logro que nadie podrá quitarle a Bill.

En 1984 con Terminator, Paxton interpretó a uno de los tres jóvenes que el T-800 encuentra a su llegada al pasado. Allí el cyborg los obliga a que le den sus ropas, ante la negativa los asesina sin ningún problema. Dos años después, también bajo la dirección de James Cameron, Bill se convirtió en el cabo Hudson del cuerpo de Colonial Marines para Aliens. Al momento del asedio en la sala de operaciones de Hadley's Hope, Hudson muere en mano de los xenomorfos. Cuatro años más tarde Paxton cierra su récord al perecer luchando contra el cazador Yautja.

De estrellas de la NBA a cazadores intergalácticos

Luego de la encarnizada batalla final del City Hunter contra Harrigan, el detective es abordado por más extraterrestres. Mike esgrime la grandiosa frase "Ok, who's next?" mientra los Yautja llevan el cuerpo de su compañero caído. El Elder del grupo, también conocido como Greyback, le entrega un trofeo al detective, un arma antigua con la inscripción "Raphael Adolini-1715". Acto seguido, desaparecen y la nave extraterrestre enciende sus motores.

La escena fue la más costosa del filme, no solo por el tratamiento de efectos especiales que necesitó, sino también por el uso de nuevos trajes y máscaras para los Depredadores. El actor Kevin Peter Hall y sus 2.2 metros de estatura hicieron que el Depredador ganara un aspecto más temible. Teniendo en cuenta esto, la producción quería que quienes interpretaran a las nuevas variedades del extraterrestre tuviesen una altura similar a la de Hall. Sin tiempo que perder, Danny Glover sugirió a sus amigos deportistas, jugadores de Los Angeles Lakers. Así fue como estos basquetbolistas fueron convocados para la escena. El resultado superó todas las exceptivas y la escena fue nombrada como The Lost Predators.

Suscríbete a nuestro newsletter para recibir todas las novedades y participar de concursos exclusivos desde aquí.