Aftersun: el emotivo drama sobre un padre y una hija que no te puedes perder en streaming

Aftersun: el emotivo drama sobre un padre y una hija que no te puedes perder en streaming

Paul Mescal y Frankie Corio protagonizan este retrato íntimo y emotivo sobre unas vacaciones padre e hija, el recuerdo y todo lo que quedó por decir.

Magela Muzio

No es tan fácil encontrarse con películas pequeñas y poderosas. Esas que nos dejan pensando un buen tiempo y sobre las que tenemos que reflexionar algún tiempo para terminar de darles sentido en nuestra cabeza. Pero eso es precisamente lo que la directora Charlotte Wells logró con su primer largometraje Aftersun.

Tras maravillar a la industria con sus cortometrajes, Wells se lanzó a las grandes ligas con Aftersun, un personal y poderoso relato que no solo se llevó los elogios de la crítica, sino varios distinciones en su paso por los principales festivales de cine. Actualmente se encuentra disponible en streaming y te contamos por qué no puedes dejar de verla. 

Aftersun nos adentra en la historia de Sophie, una niña de 11 años que se va de vacaciones con su padre Calum a Turquía a finales de los 90. La película no pierde tiempo en ahondar en la vida de estos personajes, sino que son las pequeñas piezas de información y los sucesos que se van desarrollando en la historia la que nos hace armar el rompecabezas.

Un retrato sobre la paternidad, la depresión y el recuerdo

Los padres de Sophie están separados, algo que podemos suponer que se debe a la corta edad de sus padres. Calum no llega a los 30 años y a menudo lo confunden con el hermano mayor de Sophie. También descubrimos que no viven juntos, ya que la pequeña vive junto a su madre en Escocia, mientras que su padre reside en otro lugar de Inglaterra.

A medida que la historia avanza vemos que Sophie es una niña muy inteligente para su edad y que se encuentra atrapada en esa compleja etapa preadolescente, donde ya no es una niña pero tampoco un adulto. Sin embargo, la curiosidad y el deseo por alcanzar la madurez es un fantasma que la rodea a diario. Durante su estadía en el resort la vemos interactuar con un algunos niños de su edad, así como con algunos adolescentes.

Por su parte, Calum es un hombre plagado de muchos matices y sombras. Su calma y tranquilidad esconden algo mucho más profundo que amenaza con apoderarse de su ser a cada minuto y contra lo que lucha para que así no sea. O al menos para ocultarlo de la mirada de Sophie.

El resto de la película es una superposición de imágenes y secuencias a las que podremos darle sentido una vez que la película llega a su fin. Especialmente durante los últimos 30 minutos, que resultan en una brutal y reveladora secuencia final.

A medida que el filme avanza vemos que es mucho más que un simple retrato sobre una relación padre e hija. Sino que es un relato sobre el recuerdo, la pérdida, el dolor y la depresión.

Durante las vacaciones vemos a Calum y Sophie grabando imágenes a través de una cámara de video, que tiene como objetivo capturar los momentos de felicidad entre este padre y su hija. Pero estas imágenes cobrarán un nuevo sentido para la Sophie adulta, que a través de las grabaciones y los recuerdos llega a comprender lo que de niña no pudo.

La tensión entre la fantasía y la realidad se van superponiendo de forma constante, lo que obliga al espectador a unir las piezas. Una vez finalizada la película, es imposible no volver sobre ciertos momentos y rememorar las pistas ocultas que nos ayudan a ver la fotografía en su conjunto y tal como es.

Frankie Corio es una de las grandes revelaciones del año con su poderosa actuación

Aplausos aparte van para Paul Mescal y Frankie Corio, los jóvenes intérpretes encargados de llevar adelante la historia. Mescal, que tuvo su gran debut en la serie Normal People, deslumbra con su interpretación como Calum. Un joven idealista que trata de sobreponerse a su apesadumbrada existencia. A pesar de las dificultades económicas que enfrenta y sin un rumbo claro en su vida, hace todo lo posible para darle a Sophie las mejores vacaciones de su vida, a la vez que esconde una profunda depresión contra la que lucha a diario.

Y Frankie Corio que es la gran revelación de esta cinta. La pequeña actriz logra interpretar a Sophie con total naturalidad y sin esfuerzo, como si su presencia frente a la cámara fuera lo más natural del mundo.

La cinematografía y la música de Aftersun también merecen su reconocimiento. El director de fotografía de Gregory Oke juega a la perfección con distintos formatos de imagen y colores que evocan los sentimientos y las emociones de los protagonistas. Por su parte, el compositor Oliver Coates logra lo propio a nivel musical, que juega uno de los roles decisivos en la historia y cuya selección musical le pone palabras a todo aquello que los protagonistas no pueden expresar. 

Aftersun no solo es un drama que evoca el poder de los recuerdos y la pérdida, sino que plantea una dolorosa y honesta mirada sobre la enfermedad mental. A través de los ojos de una niña y luego a través de su adultez, alcanzando una comprensión de esa persona. Para Wells esta fue una aventura profundamente personal y emotiva que surgió a partir la contemplación de un álbum de fotos de cuando ella era pequeña y fue de vacaciones a España.

Aftersun se encuentra disponible en plataforma MUBI para toda Latinoamérica y Estados Unidos.

Suscríbete a nuestro newsletter para recibir todas las novedades y participar de concursos exclusivos desde aquí.

Temas