La frase de Oppenheimer que fue improvisada y que dejó a todos atónitos

La frase de Oppenheimer que fue improvisada y que dejó a todos atónitos

En una de las escenas de la cinta, el secretario de la Guerra, Henry L. Stimson, expone sus razones para no bombardear Kioto y, entre ellas, revela que no desea hacerlo porque pasó su Luna de Miel allí. James Remar improvisó esa línea, tras investigar la vida del personaje y dar con ese detalle.

Delfina Ortega Nodar

Delfina Ortega Nodar

El guion de Oppenheimer tiene algunas de las líneas más icónicas del cine actual y, una de ellas, fue improvisada en pleno rodaje y para la sorpresa de todo el equipo, incluido Christopher Nolan.

La escena en cuestión muestra a secretario de la Guerra, Henry L. Stimson (interpretado por James Remar) en una reunión en la que se ponen sobre la mesa las ciudades japonesas que se podrían bombardear. Al llegar a Kioto, el hombre sugiere no hacerlo por el valor cultural que tiene este territorio y, además, porque allí pasó su Luna de Miel.

Al investigar a su personaje, el secretario de la Guerra, Henry L. Stimson, James Remar se enteró que su Luna de Miel había sido en Kioto, dato que el actor enumera en una de las escenas más duras de la cinta
Crédito: IMDb

"Hubo un momento en el que James Remar… No dejaba de hablarme sobre cómo se enteró de que Stimson y su esposa se habían ido de Luna de Miel a Kioto", comenzó diciendo Nolan en una entrevista con The New York Times.

Y, agregó: "Esa fue una de las razones por las que Stimson eliminó Kioto de la lista para ser bombardeada. Le pedí que tachara la ciudad de la lista debido a su importancia cultural, pero yo dije: 'Solo añade eso'. Es un momento fantásticamente emocionante en el que nadie en la habitación sabe cómo reaccionar".

Si bien el director esperaba que el intérprete lo sorprendiera con algo en esa escena, fue tan convincente y frívola su forma de enumerar los por qué, que terminó sorprendiéndose tanto como el equipo de producción que quedó atónito ante la resolución del diálogo.

Todos los actores tenían libertad para improvisar en base a las investigaciones que Christopher Nolan había exigido que cada uno realizara sobre sus personajes
Crédito: Universal Studios

Al igual que Remar, todos los actores tenían libertad para improvisar en base a las investigaciones que Christopher Nolan había encargado a cada uno para que los personajes tuvieran el abordaje completo que él esperaba y que se sientan lo más reales posibles.

"Cada actor venía a la mesa con una investigación sobre cómo había sido su contraparte en la vida real. Tenían muchos deberes por hacer. Tenían una gran fuente de información con Prometeo Americano (el libro sobre Oppenheimer en el que se basa el film)", reveló.

Suscríbete a nuestro newsletter para recibir todas las novedades y participar de concursos exclusivos desde aquí.

Temas