¿Qué significa el final de Pobres Criaturas? Aquí te lo explicamos

¿Qué significa el final de Pobres Criaturas? Aquí te lo explicamos

Pobres Criaturas fue una de las películas más grandes del 2023 y su historia es más profunda que muchos colores y un gran vestuario.

Martina Ruffo Vicino

Emma Stone se consagró como la actriz del 2023 luego de protagonizar el gran film del director griego Yorgos Lanthimos. Pobres Criaturas, que ya puede disfrutarse por Star+ (en Disney+ en otras regiones del mundo), representó uno de los grandes triunfos del año llevándose diversos premios y siendo alabada tanto por la crítica como por el público.

El viaje del crecimiento despliega ante nosotros un sendero intrigante, donde inicialmente nos encontramos en un universo diminuto, circunscrito por los límites que imponen nuestros padres, habitando realidades singulares que distan de reflejar fielmente la verdadera naturaleza del mundo. Con el transcurso del tiempo, este mundo de ensueño se desvanece gradualmente, cediendo su lugar a la cruda realidad que nos rodea. Es entonces cuando se inicia el fascinante, aunque a veces doloroso, desafío de abrazar lo bueno y sobreponernos a lo adverso, en busca de una vida plena y en constante admiración.

Bella Baxter recorre este camino a una velocidad acelerada pues no es una mujer normal. Bella es una experimento del brillante y poco ortodoxo científico Dr. Godwin Baxter (Willem Defoe) quien un día encontró el cuerpo casi moribundo de una mujer embarazada y decidió darle una segunda oportunidad colocando el cerebro de su hija sin nacer en el cuerpo de su madre. El médico decide criarla como una hija al cuidado de las paredes de su hogar hasta que el sinvergüenza abogado Duncan Wedderburn (Mark Ruffalo) convence a Bella de adentrarse en una aventura por el mundo y ella siempre curiosa, acepta pues está deseosa por aprender más.

Tráiler oficial de Poor things:

 

¿Qué significa el final de Poor Things?

Poor things es una metáfora hermosa del recorrido de la vida desde el punto de vista de un ser sin igual. Durante 2 horas y 21 minutos nos adentramos en este viaje por un mundo surrealista junto con esta curiosa muchacha de ojos grandes. Pero, ¿qué pasa al final de la película y qué nos quiere decir? Para poder hablar de ello cabe aclarar que en esta nota habrá SPOILERS.

Hacía el final de la película, luego de que Bella lleve un buen tiempo trabajando en un burdel, la muchacha recibe una carta de Max McCandles (Ramy Youssef), su prometido, que le informa que su padre está muy grave. Sin dudarlo, la joven vuelve a su hogar de nacimiento no solo para despedirse sino también para enfrentarse y finalmente conocer cuál es su historia. 

Una vez allí, con mucha inseguridad, se decide seguir con el destino que le había sido designado años atrás: casarse con Max. El problema es que Duncan, ahora resentido y con un gran odio por Bella; ya que ya no puede controlarla, irrumpe en la ceremonia con un nuevo personaje: Alfie Blessington (Christopher Abbott), el verdadero marido de ella, o mejor dicho de Victoria Blessington, la mujer que se suicidó.

Las mangas abultadas del vestido de novia de Bella indican la vuelta a su pasado. Foto: Searchlight Pictures.

El hombre insiste a Bella que vuelva con él y ella acepta, no por despecho, sino porque su objetivo siempre fue conocer su pasado y su alma curiosa casi le exige que vea con sus propios ojos quién era de Victoria y por qué decidió acabar con su vida. 

La respuesta llega rápido: Alfie es un esposo abusivo, controlador y loco que atormenta a sus empleados y ahora está decidido a realizarle una mutilación genital a su esposa y así poder controlarla. Bella logra salvarse desmayando al hombre con el cloroformo cuyo destino original era en realidad sedarla a ella. La muchacha decide entonces regresar a su hogar llevando al caído y realiza allí su primer experimento "a lo Godwin": reemplaza el cerebro de Alfie por el de una cabra.

¿Por qué hace esto? Por una parte, Bella presume que el hombre no le permitirá ser libre y feliz, pero al mismo tiempo es una manera de demostrar cómo la joven es totalmente dueña de su vida y ridiculiza a aquello que intenta acallarla. Cabe mencionar también que en este punto, el Dr. Godwin Baxter ya ha fallecido en paz por lo que la joven Bella es ahora su legado.

Los colores que se usan en la película reflejan también el crecimiento de Bella. Por eso su infancia está en blanco y negro. Foto: Searchlight Pictures.

La escena final nos muestra a todos los seres queridos de nuestra protagonista reunidos en familia en el patio de la casa: su exprometido, Max (Ramy Youssef); la otra mujer con la que Godwin experimentó, Felicity (Margaret Qualley), que ya está empezando a desarrollarse; Torinette (Suzy Bemba), su amiga y compañera en el burdel de París, y la empleada y mano derecha de Godwin, Mrs. Prim (Vicki Pepperdine). Bella ya es adulta (como su misma vestimenta lo manifiesta con mangas mucho más pequeñas y un look más refinado) y está en total control de su vida, a punto de rendir su examen de medicina con un destino y vocación ya definidos. 

Si sigue con Max o no, eso no lo sabemos, sin embargo sí sabemos que él sigue en su vida. Bella se encuentra acompañada entre las pobres criaturas que desde un principio se nos presentaron en el título de la película: los experimentos del doctor Godwin. La cinta, en su compleja pero a la vez muy simple narrativa, sugiere que cada uno de nosotros, seres humanos en la vida real, somos también una pobre criatura de la existencia y del devenir, sometidos a los ensayos de este plano que nos ha tocado vivir.

Temas