Godzilla y Kong: El Nuevo Imperio: cuando enormes monstruos importan más que una historia

Godzilla y Kong: El Nuevo Imperio: cuando enormes monstruos importan más que una historia

La nueva película del Monsterverse llegó a los cines y en esta nota te contamos lo que nos pareció el team up de Godzilla y Kong

Fernando Bedini

Fernando Bedini

Desde su comienzo en el 2014, el Mosterverse ha pisado fuerte como sus Titanes. Ahora esta saga encuentra lo que podemos decir tranquilamente que es su máximo exponente, Godzilla y Kong: El Nuevo Imperio (Godzilla x Kong: The New Empire)

En Godzilla vs Kong (2021) ambos Titanes libraron una batalla a muerte, la cual fue detenida por la aparición de Mechagodzilla, la creación de Apex Cybernetics utilizando los restos de King Ghidorah.Godzilla y Kong posponen su lucha para darle caña al mecha.

En Godzilla y Kong: El Nuevo Imperio la paz reina porque los Titanes han dejado de lado su lucha. Godzilla tiene el control del mundo de la superficie y Kong manda en la Tierra Hueca. La tranquilidad se ve alterada con la aparición de bestias del pasado, allí es donde conocemos a Skar King. Este temible y enorme simio, oculto en lo más recóndito de la Tierra Hueca, está ligado al pasado de los Titanes y su aparición significa el fin de todo.

Para empeorar la situación, Skar King tiene un poderoso aliado, un Titán jamás visto. Ante el peligroso panorama, Kong y Godzilla no tienen más remedio que aunar fuerzas.

El odiado villano de la historia, explotador, sanguinario y para colmo muy hábil. Foto: Warner Bros. Pictures.

La historia de Godzilla y Kong no es para nada sofisticada, de hecho junta muy pocos factores para construirse, aquí lo que más importa es ver a los monstruos titulares repartir golpes a mansalva, ya sea entre ellos o contra los nuevos enemigos.

El director Adam Wingard, el también responsable de Godzilla vs Kong, decidió darle más lugar a los hechos en lugar de ponerse a contar una historia que podría ser innecesaria. Wingard también entendió que el protagonismo no es de los humanos, por lo que decidió poner el 90% de la trama sobre los hombros de los Titanes.

Godzilla y Kong juntos, nada más que pedir. Foto: Warner Bros. Pictures.

Los humanos son representados principalmente por la científica Monarch, la Dra. Ilene Andrews (Rebecca Hall), Jia (Kaylee Hottle), la última de la tribu Iwi, el teórico de la conspiración y podcaster Bernie (Brian Tyree Henry) y una nueva cara, el veterinario de Titanes, Trapper (Dan Stevens). La presencia de estos personajes trae la mezcla justa entre humor e información, algo que sirve para contar lo teórico, mientras que Godzilla y Kong son los que llevan todo a la práctica.

Kong tiene mayor participación y su arco está más desarrollado que el de Godzilla. Foto: Warner Bros. Pictures.

Hay quienes están comparando "El Nuevo Imperio" con "Godzilla Minus One". Aunque compartan criaturas, se trata de dos historias completamente distintas. La película ganadora del Oscar a Efectos Visuales es un relato más sofisticado, ligado a hechos históricos reales, con un trasfondo de lo que vivió Japón en la época de la Segunda Guerra y la posguerra. En tanto, la última entrega del Monsterverse se dedica a que sus Titanes entren en acción, repartiendo golpes y aliento nuclear por varias partes del globo.

Los últimos minutos de la película redoblan la apuesta en materia de acción. Foto: Warner Bros. Pictures.

En conclusión, Godzilla y Kong: El Nuevo Imperio es una película que cumple con lo que dice su título, ofrece batallas gigantescas, colores descomunales, destrucción por doquier y además tiene a dos personajes que aunque no hablen, se hacen entender a la perfección. No esperen diálogos shakesperianos, esperen a un simio gigante super carismático pegar duro y a un lagarto radiactivo poniendo a raya a cualquier criatura aparezca sobre su territorio. Estamos ante una película para disfrutar en la pantalla más grande que se pueda encontrar y con una buena dotación de popcorn.

Temas