La historia de la película que cambió para siempre la carrera de Clint Eastwood

La historia de la película que cambió para siempre la carrera de Clint Eastwood

La carrera del mítico actor, productor y director, no hubiese sido la misma de no existir este inolvidable clásico de la historia del cine.

Nicolás Berte

Clint Eastwood es una de las figuras más importantes de la historia del cine, y además una de las estrellas con mayor longevidad en la escena, algo que al día de hoy continúa agigantando, ya que a pesar de sus 94 años, sigue creando nuevas películas. 

Como muchos saben, la carrera del hoy director comenzó frente a cámara. El rostro de Clint Eastwood está asociado a grandes películas de la historia del cine, en especial las del género western. Esto fue porque justamente allí fue donde el actor tomó notoriedad, a partir de la participación en una película que marcó un antes y un después en la historia del cine. 

Uno de los clásicos encuadres del género

Corrían los primeros años de la década del 60, cuando un director con apenas una película dirigida (pero un largo recorrido en distintos roles de la industria), Sergio Leone, se proponía realizar una película western, pero con particularidades, dándole su impronta a un género ampliamente disfrutado por los espectadores norteamericanos. 

Se trataba de una coproducción entre Italia, España y Alemania, y si bien no era el primer western que no se rodaría en Estados Unidos, sí fue el primero en obtener un enorme éxito comercial, que lanzó a la fama no sólo al director, sino a su protagonista Clint Eastwood. La misma es nada menos que Por un puñado de dólares.

El actor durante sus años en Rawhide

El actor había sido seleccionado tras haber participado en el show televisivo titulado Rawhide. Lo curioso es que su compañero de elenco, Eric Fleming, fue el primer candidato para la película, pero la rechazó. Para Eastwood fue una excelente oportunidad de salir del papel de héroe clásico y bonachón. La película de Leone le proponía un perfil tosco, poco gestual, pocas líneas de diálogo y, sobre todo, un ambiguo límite entre el bien y el mal. 

Nacía así un dueto que llevaría adelante la llamada Trilogía del Dólar, que incluía Por un puñado de dólares, Por unos dólares más, y El Bueno, el Malo y el Feo. El spaghetti western se afianzaba como uno de los subgéneros más populares de la década, y el actor, que comenzó con una paga de 15.000 dólares y un Mercedes-Benz, sería luego uno de los directores más famosos del mundo. 

Temas