A los 75 años muere Shelley Duvall, la recordada actriz de 'Popeye' y 'El resplandor'

A los 75 años muere Shelley Duvall, la recordada actriz de 'Popeye' y 'El resplandor'

La actriz Shelley Duvall, reconocida por sus papeles en películas de Robert Altman y por su desgarradora interpretación en "El resplandor", falleció a los 75 años.

Magela Muzio

Magela Muzio

Shelley Duvall, actriz que brilló en el Nuevo Hollywood de la mano de Robert Altman y sobrevivió al terror de Jack Nicholson en El resplandor, murió a los 75 años. Su pareja, Dan Gilroy, confirmó el deceso ocurrido en su casa de Texas y atribuyó la causa a complicaciones derivadas de la diabetes que padecía Duvall.

"Mi querida, dulce y maravillosa compañera de vida y amiga nos dejó. Ha sufrido mucho últimamente, ahora está libre. Vuela alto, hermosa Shelley", expresó con tristeza Gilroy.

Más allá de la imagen de mujer frágil que mostró en El resplandor de Stanley Kubrick, Duvall tuvo una carrera diversa y plagadas de grandes reconocimientos. Fue actriz fetiche del director Robert Altman, quien la dirigió en siete películas. También montó su propia productora y creó programas infantiles innovadores para la televisión por cable.

Duvall interpretó a Wendy Torrance en El Resplandor. Foto: Warner Bros. Pictures

Descubierta por colaboradores de Altman mientras estudiaba en su natal Houston, Duvall debutó en el cine en 1970 con Brewster McCloud. A lo largo de la década siguiente, encarnó personajes memorables en filmes como McCabe & Mrs. Miller, Nashville y Popeye, donde cantó e interpretó a la icónica Olivia.

En una entrevista con The New York Times en 1977, Duvall confesó su admiración por Altman: "Me ofrecía papeles buenísimos. Ninguno se parecía al anterior. Él confiaba mucho en mí, me respetaba y no me imponía restricciones. Lo amaba".

En El Resplandor, Duvall interpretó a Wendy Torrance, el rol más icónico de su carrera pero también el más difícil. La filmación duró más de un año y, durante todo ese tiempo, Stanley Kubrick, conocido por su exigencia, la llevó al límite. Algunas de sus escenas requirieron más de 100 tomas, y la secuencia del bate de béisbol entró en el Libro Guinness de los Récords por ser la escena con diálogo con más tomas rodadas.

Años después, en una entrevista con The Hollywood Reporter, la actriz habló sobre las dificultades del rodaje. "Después de un tiempo, tu cuerpo se rebela. Te dice: 'Deja de hacerme esto. No quiero llorar todos los días'. Y a veces, solo ese pensamiento me hacía llorar. Despertarte un lunes por la mañana, tan temprano, y darte cuenta de que tenías que llorar todo el día porque estaba programado... simplemente me ponía a llorar. Pensaba, 'Oh no, no puedo, no puedo'. Y sin embargo, lo hice. No sé cómo lo logré. Jack también me lo dijo. Me dijo: 'No sé cómo lo haces'."

Temas