A 45 años del estreno de la película que cambió el cine, Star Wars: Una nueva Esperanza

A 45 años del estreno de la película que cambió el cine, Star Wars: Una nueva Esperanza

Star Wars cumple años y para celebrar con esta película que cambió el cine y la ciencia ficción, repasamos su historia y por supuesto, sus curiosidades.

Fernando Bedini

Aunque a muchos les pese, Star Wars cambió el cine para siempre. La historia creada por George Lucas no solo revivió la ciencia ficción en el cine, sino que también los novedosos métodos que se utilizaron para el rodaje influenciaron a toda una generación.

Star Wars: Una nueva Esperanza se estrenó en Estados Unidos un 25 de mayo de 1977. El filme que la mayoría había tildado de poco interesante y hasta clase B, sorprendió a todo el mundo.

George Lucas venía de dirigir dos películas que si bien tuvieron un buen recibimiento por parte de la crítica, pasaron por debajo del radar del público, hablamos de THX 1138 de 1971 y American Graffiti de 1973.

THX 1138, la primera incursión de Lucas en el sci fi.

Influenciado por series como Buck Rogers en el Siglo 25 y Flash Gordon y películas del gran Akira Kurosawa como Los Siete Samuráis (1954) o La fortaleza escondida (1958), Lucas dio vida a su space opera. 

Luego de unos ajustes, George llevó su idea a varios estudios, pero fue rechazada por la mayoría, solamente 20th Century Fox fue la única que, aunque desconfiando, decidió apostar por la idea de Lucas.

Los amigos más cercanos de George, como Brian de Palma, Francis Ford Coppola, incluso el elenco elegido para la historia, pensaban que estaban ante un fracaso, tal cual les había sucedido a otras películas del género. Contra todo pronóstico y con un presupuesto que escaló a los $13 millones de dólares, Star Wars recaudó a nivel mundial más de $775 millones de dólares.

George con el primer diseño de R2-D2.

Aprovechando su 45 aniversario, vamos a hacer algo que disfrutamos mucho aquí en Quever.news, repasar las curiosidades más importantes del filme, incluso aquellas que muchos seguro desconocen.

George, acortemos el nombre

Una de las principales ayudas que recibió Lucas a la hora de tratar su guion de Star Wars, provino de su amigo, Francis Ford Coppola. El director de El Padrino fue uno de los privilegiados en leer el primer borrador del escrito, y aunque no le daba buena espina, pensaba que la historia podría funcionar.

Durante la lectura, Francis remarcó que para empezar necesitaba hacer una urgente reducción del título si es que este quería vender la idea. En un principio la historia tenía el “pequeño” nombre de Adventures of the Starkiller as taken from the Journal of the Whills, Saga I: The Star Wars.

El primer guion de Star Wars.

Las sabias palabras de Coppola, surtieron efecto en Lucas, quien no dudó ante la sugerencia de su amigo y comenzó a darle un nuevo título y enfoque a la historia.

Un héroe totalmente distinto

Siguiendo en la línea de los primeros borradores, Lucas había planteado a sus personajes de una manera totalmente distinta. Por ejemplo, Han Solo era un extraterrestre de forma humanoide, de gran altura y con piel gris.

Francis Ford Coppola y George Lucas.

Para el caso de Luke, este había sido imaginado como un general retirado, entrado en años y tenía por nombre Kane Starkiller. Cuando George comenzó a hacer cambios sugeridos por Coppola, cambió la historia de su héroe, convirtiéndolo en un simple granjero, de gran corazón y con el deseo de salir a explorar el mundo, así nació Luke Skywalker.

El primer Chewbacca 

Una vez que George consiguió una versión casi definitiva del guion, se lo entregó a Ralph McQuarrie. El gran artista comenzó a darle vida a la visión de George. Gracias a Ralph la historia no solamente tuvo a sus personajes, sino también la increíble maquinaria espacial vista en la trilogía original.

Cuando Ralph comenzó a crear a Han Solo y su fiel compañero Chewbacca, creó un personaje totalmente distinto al que conocemos. George vio el diseño y le gusto, pero sugirió cambios. Para que el artista pudiera comprender lo que quería, George le reveló la verdadera inspiración para el personaje: su perro Malamute Alaskan llamado Indiana.

El primer Chewie.

El mismo perro que inspiró a Lucas para crear a Indiana Jones, sirvió para guiar a McQuirre para darle la forma final al querido príncipe y guerrero Wookiee.

De todas formas el diseño original no fue descartado, solamente se le hicieron pequeñas modificaciones, como retirar el pelo que tenía en todo el cuerpo. Poco después el personaje fue utilizado en la expansión del universo de Star Wars, siendo catalogado como parte de la raza Lasat. Años después el Chewie original fue utilizado para la serie animada Star Wars: Rebels, donde fue rebautizado como Garazeb Orrelios y apodado Zeb.

El diseño original de McQuirre de los personajes principales.

Harrison, necesito ayuda

Para el casting George dejó en claro una premisa, no quería actores y actrices conocidos, quería gente nueva. Teniendo en cuenta esto el equipo comenzó la búsqueda entre las personas que se presentaron al casting.

Para el papel del contrabandista espacial Han Solo, inspirado en Francis Ford Coppola, se presentaron varias estrellas de renombre, como Kurt Russell o hasta Sylvester Stallone. También llegó a formar parte del casting Robert Englund, el responsable de darle vida a Freddy Krueger en la saga de Pesadilla en la calle Elm.

Ford ayudando a Mark Hamill durante la audición para Luke.

Aunque había una buena cantidad de estrellas, la producción aún tenía dudas sobre la estrella para el papel de Han. En paralelo, George le pidió a su amigo carpintero y estrella de su segunda película, Harrison Ford, que ayudara con la lectura del guion a los primeros elegidos. Ford hizo tan bien su trabajo que Lucas rompió la regla de no contratar actores con experiencia. ¡Habemus Han Solo!.

Apuesta entre amigos

Durante el rodaje de Star Wars, los distintos problemas en el set y la imposibilidad de que su visión se viera reflejada preocupaban a George Lucas. El director llegó a sentir que su película no iba a funcionar. Mientras esto sucedía, George dialogaba con Steven Spielberg. El responsable de Jaws (1975) le daba ánimos a su amigo para que no pierda la esperanza.

Amigos de toda la vida.

En una visita al set de Close Encounters of the Third Kind, George quedó sorprendido por lo que estaba haciendo Steven, esto volvió a bajar su autoestima e invitó a su amigo a una apuesta. De acuerdo a Spielberg, George ofreció 2,5% de Star Wars a cambio de 2,5% de Close Encounters, pensando que el filme de su colega iba a ser más exitoso. 

George se equivocó por completo, Star Wars fue arrasadora, superando ampliamente a Close Encounters. Teniendo en cuenta todo el dinero que consiguió el filme, no solo en taquilla sino también en merchandising, Spielberg recibió una cifra astronómica.

Las benditas figuras

No solo los directores o el elenco pensaban que la historia de Lucas no iba a triunfar, la empresa Kenner también. Esta empresa de juguetes obtuvo los derechos para la creación de figuras de acción y vehículos del filme. Cómo pensaban que no iba a generar impacto, decidieron crear una cantidad reducida de productos. 

Al poco tiempo de estrenada Star Wars, las figuras de acción y vehículos se agotaron por completo, no quedó stock ni para las ventas navideñas. Kenner quedó atónita y los fans clamaban por más figuras. La empresa apresuró la producción anunciando que a partir de febrero de 1978, con suerte, habría stock.

Al día de la fecha, muchas de esas benditas figuras son apreciadas por los colecciones y fans de Star Wars, especialmente porque algunas de ellas están valuadas en miles de dólares.

Todas estas historias y las otras que existen, le dan más peso a la creación de Lucas. A 45 años del comienzo de su camino, queda claro que el impacto que causó Star Wars en el cine y las personas, seguirá por muchos años más.

 

Déjanos tu mensaje con tu opinión o comentario sobre alguna serie, película o programa. ¿Qué te gustaría leer sobre celebridades, películas, series o plataformas? ¡No dejes de escribirnos a contacto@quever.news!

Temas