Thor: Love and Thunder: un viaje único que no se lleva las mejores críticas

Thor: Love and Thunder: un viaje único que no se lleva las mejores críticas

La nueva película del Dios del Trueno llega con toda su impronta y si bien muchos la han disfrutado, otros no lo han recibido de la mejor manera.

Fernando Bedini

La espera llegó a su fin y Thor: Love and Thunder comienza su camino en las salas de cine. El nuevo filme del Dios del Trueno trae varias sorpresas debajo de la manga que varios han disfrutado pero que otros no.

En 2017 Taika Waititi se hizo con el timonel de un barco que tenía más ganas de estar anclado que de navegar: Thor. Sucede que el personaje había entrado en una suerte de meseta que no convencía al público, su segunda película Thor: The Dark World no fue para nada bien recibida. Si bien el asgardiano marcaba presencia con sus apariciones en Avengers, le faltaba una vuelta de rosca. Con el director neozelandés la situación cambió, tanto para el Dios del Trueno, como para su actor.

En entrevistas recientes Chris Hemsworth contó que se había aburrido del personaje (también que lo quería dejar) y que eso fue una de las primeras cosas que le confesó a Waititi, quien sin pelos en la lengua le dijo que tenía toda la razón del mundo. Ambos pusieron manos a la obra y le dieron al personaje una impronta única, convirtiéndolo en un Dios que aunque goce de poder e inmortalidad, puede ser tan ingenuo, cómico y sensible como un ser humano. La fórmula fue todo un éxito, el personaje cambió y fue recibido con los brazos abiertos, especialmente cuando tuvo que pasar por todo el duelo y cambios que le ofrecieron Infinity War y Endgame.

Para Love and Thunder encontramos a un Thor un poco más sabio pero todavía con grietas, las que necesita reparar para seguir avanzando como persona, porque convengamos que poderoso ya es. En este filme Waititi repite la ecuación de Ragnarok al mezclar la comedia y la acción, pero la dota de un factor emotivo mucho mayor.

Esta historia no da muchas vueltas para explicar lo que sucede, sin perder tiempo nos presenta a Gorr (Christian Bale), un ser que deja atrás todas sus creencias para convertirse en villano con un fuerte motivo de venganza contra los dioses del cosmos. Así como la película, Gorr no da rodeos y ejecuta su plan a toda prisa. Thor, que se encuentra en modo road trip con sus amigos los Guardianes de la Galaxia, recibe la alerta de lo que está sucediendo con sus colegas.

Un Thor seguro de sí mismo sale a la búsqueda de esta amenaza pero termina hecho un manojo de tiras al mejor estilo Reed Richards en Multiverse of Madness cuando se encuentra algo peor que un poderoso rival: su ex pareja, la doctora Jane Foster (Natalie Portman). Peor aún para el asgardiano, ella ya no es solamente una eminencia científica, ahora es la nueva portadora del Mjölnir y del nombre de Mighty Thor. A partir de este momento el héroe junto a su equipo formado por el guerrero kroniano
Korg (Waititi), King Valkyrie (Tessa Thompson) y Mighty Thor (Portman), inician su plan para detener a Gorr, the god butcher.

Para este punto de la historia la cantidad de humor es alta, pero Waititi lo baja abruptamente para otorgarle seriedad. La misión de Thor ya no es solamente ponerle un freno a Gorr y su temida Necrosword, tiene que lidiar con algo más fuerte y delicado para él. El punto más fuerte Love and Thunder se presenta con la conclusión, la cual ofrece un momento desgarrador, pero deja la puerta abierta para algo mucho más grande y a la vez interesante de ver en las futuras entregas de Marvel Studios.

Aplausos para Natalie Portman y su regreso como Jane Foster.

La cuarta película de Thor es disfrutable hace pasar un momento grato y agrega frescura al MCU aunque utilice el molde Ragnarok y sea la película de menor duración de Marvel Studios. Waititi hace buen uso de las bromas (punto extras por la inclusión de las cabras Tanngnjóstr y Tanngrisnir), los colores y sin olvidar la banda sonora, donde abundan los Guns N' Roses.

Un punto negativo que podemos destacar, es que las historias de los cómics de Jason Aaron que se tomaron para Thor: Love and Thunder, no fueron explotadas lo suficiente, un claro ejemplo de ello es Gorr. El infame personaje entregado por Bale brilla por donde se lo mire, esto fue desaprovechado, ya que Gorr podría haber alcanzado un estatus tan alto como el que llegó a tener Thanos.

Seguramente algunos de estos factores mencionados y otros más que quedan a criterio de quienes vieron el filme, son los que están impactando y hacen al día de la fecha Love and Thunder tenga una baja calificación en sitios como Rotten Tomatoes

Por último para destacar de Love and Thunder, son sus dos escenas post créditos. La primera representa una importante ampliación para el MCU y la segunda (la mejor para quién escribe) juega con la emotividad de la mejor manera.

Ustedes ¿ya vieron Thor: Love and Thunder?, nos gustaría conocer su opinión.

Temas